REVISTA DIGITAL

Un simple “clic” puede terminar comprometiendo la confidencialidad, integridad y disponibilidad de datos personales y laborales. Esto ha cobrado cada vez más sentido en medio de la pandemia, en donde los perímetros de ciberseguridad ya no sólo permanecen en la empresa, sino que se han desplazado hasta los hogares de cada teletrabajador. 

Chile subió nueve lugares en términos de ciberseguridad a nivel mundial y dos en América Latina, según el Índice Global de Ciberseguridad 20201 elaborado de la Unión Internacional de Telecomunicaciones. Asimismo, Estados Unidos fue destacado como el líder global entre los más de 130 países del estudio. 

Hoy en día, este tema está en boga ya que producto de la pandemia han aumentando los riesgos de ataques tecnológicos. Según Alejandro Droguett, gerente de Networking y Ciberseguridad de eBD, el homeoffice ha causado que la superficie de ataque haya aumentado al llevar las redes corporativas a los hogares, a una escala para la cual las empresas chilenas no estaban preparadas. Esto ha causado una transformación digital acelerada, permitiendo a los ciberdelincuentes aprovechar la inmadurez en ciberseguridad de las organizaciones y sus colaboradores (además de organizaciones públicas privadas y la ciudadanía) para realizar sus actividades cibercriminales, desde puntos con déficit de controles, para lograr sus objetivos de manera mucho más fácil. 

Algunas razones del aumento de ciberataques 

Desde eBD, empresa especializada en soluciones integradas para las telecomunicaciones, el aumento explosivo del e-commerce atrajo a ciberdelicuentes que se dedican a extraer datos y claves de tarjetas de crédito usando diversos métodos como campañas de phishing e ingeniería social. 

Por otra parte, la educación a distancia también es un factor para considerar ya que son miles de estudiantes conectados a internet gran parte del día, generando muchas víctimas potenciales. 

En cuanto a las motivaciones de los ciberdelincuentes, éstas van desde el ámbito económico hasta el activismo. Además, existe abundancia de material y herramientas para el desarrollo de esta actividad a disposición en la web, deepweb y darkweb, lo que permite que cualquier persona sin grandes conocimientos técnicos pueda concretar ciberataques. Esto ha generado una variedad de tipos de ciberdelincuentes, muchos de ellos muy bien pagados. 

 

Cómo defenderse de ciberataques 

Según Alejandro Droguett, “durante 2020 observamos un crecimiento en la demanda de los servicios de ciberseguridad en las organizaciones, así como el crecimiento de incidentes de seguridad en éstas, sin diferencia de rubro o tamaño de negocio que tenga. Dentro de las principales inquietudes se encuentra la demanda del servicio SOC 7×24, como medida de mitigación temprana y proactiva. También los servicios y soluciones de bloqueo, protección y automatización de tareas con el Machine Learning e IA para protección de datos sensibles”. 

Desde eBD señalan que existe gran diversidad de herramientas de ciberseguridad, pero las más básicas que debe tener implementada toda organización son soluciones de Firewall perimetrales con accesos VPN con doble factor de autenticación, Firewall para aplicaciones, protección de Endpoint (EDR), antiransomware con inteligencia artificial, encriptación de comunicaciones sensibles, además de mantener un constante análisis de vulnerabilidades y gestión de los activos más críticos en la compañía para no comprometer la continuidad operativa ni a quienes la utilizan. 

Otra de las herramientas fundamentales para la prevención de ataques es la concientización, tomando como referencia que según un estudio de la compañía global Kaspersky, en conjunto con la consultora de estudios de mercado Corpa, estiman que un 41% de las empresas chilenas no cuenta con políticas de ciberseguridad, o no las ha comunicado a sus trabajadores, evidenciando una profunda falta de cultura en la materia y un riesgo de exposición producto a esta vulnerabilidad. 

La ciberseguridad en el futuro 

Volviendo al informe del Índice Global de Ciberseguridad 2020, se señala que “para avanzar, los países deben abordar sus fortalezas y debilidades en ciberseguridad y aprovechar sus ventajas competitivas para promover la cibercapacidad y la salud en general”. Además, para 2030 se prevé que el 90% de la población mundial proyectada esté en línea (online) y se necesitará ciberseguridad para garantizar que las soluciones digitales sean “seguras, fiables y dignas de confianza”. 

Expertos en ciberseguridad 

Más de 70 años en el mercado avalan la experiencia y profesionalismo de eBD en su objetivo de prevenir y controlar la fuga de información con modelos de teletrabajo seguros y estables, garantizando la continuidad operativa de los teletrabajadores y optimizando las conexiones al máximo.  

eBD ofrece herramientas de clase mundial situadas en la nube para detectar vulnerabilidades, aplicaciones web y configuraciones incorrectas de WAS y VMDR. Envía recomendaciones de cómo mitigarlas antes de que los ciberdelincuentes las exploten. Sus servicios gestionados de ciberseguridad operan las 24 horas, los 7 días de la semana. 

 

 REVISTA DIGITAL