REVISTA DIGITAL

Sin duda la transformación digital de empresas e instituciones se ha acelerado durante estos dos últimos años. Como resultado, tenemos hoy ambientes TI más complejos, con soluciones híbridas, que es necesario monitorear durante todo su ciclo de vida, en todas las capas que la componen, desde la infraestructura hasta la experiencia del usuario final. 

Pragma y Dynatrace, trabajando en alianza, proveen de la plataforma tecnológica y servicios especializados para abordar los desafíos de la observabilidad de ambientes TI complejos 

Agosto 2021 

Introducción 

Para que un proceso de transformación digital sea exitoso, es necesario que todas las aplicaciones y servicios digitales, así como las plataformas (generalmente multicloud dinámicas) que los sustentan, funcionen a la perfección en todo momento. 

Estas tecnologías —nativas en el cloud, dinámicas y muy distribuidas— son fundamentalmente diferentes de sus predecesoras. A escala web, la complejidad que traen consigo los microservicios, los contenedores y la infraestructura en el cloud definida por software se multiplica, llegando a desbordar todos los límites de lo que cualquier equipo humano es capaz de manejar por sí mismo. ¿Cómo entender todo lo que ocurre en un entorno de este tipo, que cambia constantemente? La respuesta se llama “observabilidad a gran escala”. 

Desafío n.º 1: La complejidad de los entornos multicloud dinámicos 

Las nuevas tecnologías cada vez tardan menos en salir al mercado e implementarse, lo que aumenta exponencialmente la complejidad que resulta de la ingente cantidad de datos generada a gran velocidad por unos entornos dinámicos que no hay forma humana de manejar. Esto limita muchísimo la capacidad de los equipos de TI de entender, por medios manuales, cómo se relacionan todos los elementos en cada momento y contexto. Para acelerar la transformación digital, los equipos deben encontrar maneras de interpretar de forma automática todos estos datos y su contexto. 

La automatización es una necesidad indiscutible, no solo para gestionar la escala de cada uno de los componentes que forman el ecosistema de una empresa, sino también para entender todas las interdependencias. La observabilidad a gran escala no es algo que se consiga contratando especialistas. Para poder entender los entornos multicloud dinámicos la clave la automatización, y así multiplicar la productividad de los equipos y dedicar el tiempo que antes se destinaba a tareas manuales a obtener resultados tangibles. 

Desafío n.º 2: La monitorización de microservicios y contenedores dinámicos en tiempo real 

Los contenedores y microservicios de corta duración, como los gestionados en Kubernetes, proporcionan la rapidez y la agilidad necesarias para una modernización eficaz. Sin embargo, la naturaleza dinámica de estas tecnologías (que a veces se utilizan solo unos segundos) hace que la observabilidad a gran escala sea, por varios motivos, un objetivo difícil de conseguir. ¿El resultado? La imposibilidad de comprender los estados internos de la aplicación, otros componentes de los que dependen los microservicios y hasta el impacto en los usuarios. 

Debido al dinamismo que caracteriza a Kubernetes y a los contenedores, las empresas que utilizan varias nubes necesitan una observabilidad integral que abarque sus entornos cloud, los preexistentes y los híbridos. 

 

Desafío n.º 3: El volumen, la velocidad y la variedad de los datos y alertas 

 

Los entornos multicloud son muy dinámicos y generan tal cantidad de datos. de telemetría que, cuando los equipos tratan de supervisar todos los puntos de datos para darles sentido, se ven sobrepasados. El personal de TI, de por sí escaso, se limita a reaccionar a cada nuevo problema que surge cuando los usuarios y objetivos empresariales ya se han visto afectados. Lo único que puede hacer es crear, mantener y vigilar miles dashboards de forma manual para observar lo que ocurre. 

La inteligencia artificial es indudablemente necesaria para entender constantemente y a la primera cuándo y por qué se producen las anomalías. Pero la única manera de cambiar un modelo de respuesta reactivo por otro que permita anticiparse es tener una IA que no necesite aprender ni ser entrenada. Dado que los entornos multicloud son muy dinámicos y cambian en cuestión de segundos, la inteligencia artificial necesita tener respuestas precisas, anticiparse y corregir los problemas automáticamente antes de que afecten a la empresa. 

 

Desafío n.º 4: La incomunicación entre los equipos de infraestructura, desarrollo, operaciones, aplicaciones y negocio 

 

Las nuevas tecnologías cloud nativas requieren más soluciones de instrumentación y monitorización. El problema no es solo que los equipos ya están saturados de herramientas, sino que, además, estas soluciones aumentan el aislamiento, frenan la innovación, deterioran la calidad del software y frenan la colaboración. 

El aislamiento se evita con una solución que una a los equipos a través de un lenguaje común compartido. Tender puentes con una solución única elimina la confusión y multiplica la productividad de los equipos. Cuando los equipos cooperan entre sí y el entorno de trabajo es más eficiente, se agiliza el aprovechamiento de las funciones de los productos que aportan valor añadido y surgen optimizaciones que mejoran las experiencias de los usuarios. 

 

Desafío n.º 5: La dificultad para saber qué tipo de iniciativas beneficiarán más a 

la empresa 

 

Aun teniendo una visibilidad completa de los componentes internos del sistema, la falta de perspectiva sobre la relación de los usuarios con los sistemas front-end disminuye en gran medida el valor tangible que las empresas aspiran a alcanzar con sus iniciativas de mejora de la observabilidad. 

Hay que ponerse en la perspectiva del usuario para que los equipos de tecnología de back-end y los de productos digitales y empresa se retroalimenten, de modo que todo el entorno en el cloud reúna los requisitos necesarios para conseguir los resultados esperados. 

 

Conclusión 

En los entornos multicloud dinámicos, lograr una observabilidad a gran escala con la rapidez necesaria para superar las expectativas de los clientes y los objetivos de la empresa solo es posible con un enfoque radicalmente diferente. La instrumentación y la configuración manuales, la gestión de datos aislados y no saber priorizar el trabajo son lastres que impiden a los equipos avanzar y, lo que es peor, conseguir los objetivos estratégicos de la empresa. 

Se necesita una observabilidad automatizada e inteligente. 

La plataforma Dynatrace y los servicios especializados de Pragma te ayuda a transformar tu forma de trabajar gracias a la: 

 

  • Observabilidad inteligente — Visualización completa nivel de código y a escala. 
  • Automatización continua — Sigue el ritmo de los entornos multicloud dinámicos modernos. 
  • Inteligencia de precisión — Pasa de conjeturas a conocimientos. 

 

Para obtener más información respecto a Pragma y Dynatrace , puede contactar a Hernán Andrade, al correo hernan.andrade@pragma.cl o visitar 

 

REVISTA DIGITAL