Áreas esenciales donde enfocarse 

Podemos haber tomado todas las medidas preventivas. Constantemente estamos reforzando las mejores prácticas de higiene y desinfección, además de educar en el autocuidado tanto al personal como a las personas que visitan nuestra institución. Sin embargo, el riesgo de un eventual brote epidémico siempre está presente. 

Llegado este punto, lo importante es tener claro qué debemos hacer para manejar esta situación, a fin de actuar de manera efectiva y oportuna mientras se controla este brote. 

  1. Aplicar los métodos correctos de higiene de manos 

 

Lavado de Manos 

Para lavarse las manos eficazmente, humedézcalas, aplique jabón, enjabone completamente y frótese las manos durante al menos 20 segundos. Luego enjuague todo el jabón y séquelos completamente con una toalla de papel.  

Para asegurarse de haber lavado todas las partes de sus manos, le recomendamos que siga esta ilustración. 

Sanitización de Manos 

Para sanitizar sus manos, aplique 3 mL de un desinfectant para manos, aprobado de acuerdo a la normativa local vigente, y frótelas durante 30 segundos. No enjuague ni seque las manos, el desinfectante para manos se evaporará.  

2. Limpieza y desinfección de superficies durante un brote* 

 

¡Use los productos en su dosis correcta para la desinfección de superficies! 

  • Remoje previamente un paño desechable con limpiador o desinfectante y elimine la suciedad gruesa (si es necesario), luego colóquelo en una bolsa de plástico para desecharlo. 
  • Limpie la superficie con un paño desechable previamente empapado con un limpiador o desinfectante, luego deséchelo en una bolsa de plástico. 

 

  • Rocíe abundantemente el desinfectante sobre la superficie y extiéndalo con un paño desechable humedeciendo toda la superficie con el limpiador o desinfectante. Deseche el paño en una bolsa de plástico. 

 

  • Permita que el desinfectante actúe durante el tiempo necesario de contacto con la superficie. Enjuague si es necesario. 

 

  • Todos los materiales sucios y la ropa protectora deben depositarse en una bolsa de desechos clínicos y desecharse como material contaminado. 

 

  • Lávese bien las manos durante al menos 20 segundos con jabón. 

 

*Por favor, utilice sus procedimientos operativos estándar. Si no existen, use este guía general en su lugar.  

 

 3 Limpieza de sangre y derrames de otros fluidos corporales 

Cuando se exponga a sangre u otros fluidos corporales, utilice las siguientes pautas generales*: 

Evalúe el tamaño del derrame y determine si debe tratarse como un derrame grande o pequeño. 

Hágase la higiene de las manos y póngase el equipo de protección personal (EPP) adecuado para evitar la exposición a patógenos transmitidos por la sangre durante la descontaminación, incluidos guantes desechables de látex, vinilo o nitrilo, batas resistentes a los líquidos con mangas, máscaras faciales y protección para los ojos (gafas o careta). 

 

Tenga en cuenta que para ciertos desinfectantes o si existe el riesgo de salpicaduras durante la limpieza, es posible que se requiera EPP adicional. Consulte la SDS del desinfectante para obtener información adicional. 

 Realice uno de los siguientes procedimientos para la descontaminación de superficies en derrames grandes o pequeños. 

 Quítese el EPP, deséchelo de manera adecuada y lávese las manos. 

 

Derrames Pequeños: 

Limpie un derrame pequeño de sangre o fluidos corporales con una toalla de papel o un material absorbente desechable similar. Deseche en la bolsa de basura roja (riesgo biológico). 

 Limpie la superficie con un limpiador o limpiador/desinfectante adecuado para eliminar toda la suciedad gruesa y cualquier residuo de sangre o fluidos corporales. Los paños de limpieza utilizados en la sangre o la descontaminación de fluidos corporales debe tratarse como contaminados y lavarse o desecharse adecuadamente. 

 Desinfecte la superficie con un desinfectante registrado que sea efectivo contra patógenos transmitidos por la sangre y aplíquelo según las instrucciones de la etiqueta. Asegúrese de que las superficies permanezcan húmedas durante el tiempo de contacto del desinfectante, y vuelva a aplicar el desinfectante si es necesario para mantener la superficie húmeda durante todo el tiempo de contacto. Los paños de limpieza utilizados en la descontaminación de sangre o fluidos corporales deben tratarse como contaminados y lavarse o desecharse de manera adecuada. 

 Una vez que haya transcurrido el tiempo de contacto del desinfectante y la superficie se haya secado al aire, la superficie puede volver a su uso normal. 

 

 

 

Derrames Grandes: 

 Absorba y/o limpie sangre o fluidos corporales u otro material orgánico con toallas de papel, gránulos absorbentes o material similar. Deseche en la basura de la bolsa roja (riesgo biológico). 

 Limpie la superficie con un limpiador o limpiador/desinfectante adecuado para eliminar toda la suciedad gruesa y cualquier residuo de sangre o fluidos corporales. Paños de limpieza utilizados en la sangre o la descontaminación de fluidos corporales debe tratarse como contaminada y lavarse o desecharse adecuadamente. 

 Desinfecte la superficie con un desinfectante registrado que sea efectivo contra patógenos transmitidos por la sangre y aplíquelo según las instrucciones de la etiqueta. Asegúrese de que las superficies permanezcan húmedas durante el tiempo de contacto del desinfectante, y vuelva a aplicar el desinfectante si es necesario para mantener la superficie húmeda durante todo el tiempo de contacto. Los paños de limpieza utilizados en la descontaminación de sangre o fluidos corporales deben tratarse como contaminados y lavarse o desecharse de manera adecuada. 

 Una vez que haya transcurrido el tiempo de contacto del desinfectante y la superficie se haya secado al aire, la superficie puede volver a su uso normal. 

 

 

 

*Por favor, utilice sus procedimientos operativos estándar. Si no existen, use este guía general en su lugar.