La digitalización se ha ido dando en todo tipo de áreas, abriendo espacios que antes no existían y que han sido aprovechados por entes como los ciberdelincuentes. En su afán por acabar con esto, varios países endurecieron sus medidas contra el uso de las criptomonedas.     

Transacciones, pagos, intercambios en el extranjero… todo esto quedó prohibido para las criptomonedas en China hace algunos días.  “Las actividades comerciales vinculadas con monedas virtuales son actividades financieras ilegales”, dijo el Banco Central de ese país, ya que “pone en peligro seriamente los haberes de la gente”, y hasta la publicidad quedó prohibida. 

¿La razón? Su falta de trazabilidad, el lavado de dinero y la recaudación ilegal de fondos. El Banco Central chino aseguró que “tomará medidas drásticas contra la especulación con la moneda virtual para salvaguardar las propiedades de las personas y mantener el orden económico, financiero y social”. También se definieron otras razones, como los efectos medioambientales de la producción de esta moneda. 

Criptomonedas y la ciberdelincuencia  

Cerca de USD 600 millones en pagos por ciberextorsiones reportaron durante el primer semestre de 2021 las autoridades de Estados Unidos, según un informe publicado este mes por el Departamento del Tesoro de ese país. Los investigadores hallaron unas 150 billeteras en línea para criptomonedas, que contarían con más de USD 5 mil millones en transacciones potencialmente relacionadas con pagos de ciberextorsiones. 

En Australia, la situación es similar. Hace algunos días se definió un plan de acción contra el ransomware que permitiría a las autoridades incautar o congelar las transacciones financieras en criptomonedas asociadas a la ciberdelincuencia, sin importar el país de origen. 

eBD: Ciberseguridad… más necesaria que nunca 

“Ya es más fácil sufrir un fraude en la red, que un atraco”, señalaron desde la Unidad Central de Ciberdelincuencia de la Policía Nacional de España.  

Los expertos en ciberseguridad de eBD aseguran que la digitalización ha abierto espacios inimaginables para los ciberdelincuentes, los que han aprovechado la inmadurez en ciberseguridad de las organizaciones y sus colaboradores (además de organizaciones públicas, privadas y la ciudadanía) para realizar sus actividades cibercriminales desde puntos con déficit de controles, para lograr sus objetivos de manera mucho más fácil.  

eBD ofrece herramientas de clase mundial situadas en la nube para detectar vulnerabilidades, aplicaciones web y configuraciones incorrectas de WAS y VMDR. Envía recomendaciones de cómo mitigarlas antes de que los ciberdelincuentes las exploten, y sus servicios gestionados de ciberseguridad operan las 24 horas, los 7 días de la semana.  

Un monitoreo constante es sumamente necesario para asegurar la continuidad operativa de los negocios y empresas, y así mantenerlos libres de las cada día más ingeniosas garras de los ciberdelincuentes.