REVISTA DIGITAL

Aunque no lo creas, nunca es tarde para comenzar a tener una buena alimentación. Como esta afecta directamente la salud y el estado del organismo, con solo unos pequeños cambios se pueden lograr grandes resultados.

La salud de tu cerebro es uno de los grandes beneficiarios de tu buena alimentación, y así como existen alimentos que ayudan a mejorar tu memoria, otros la empeorarán.

Revisa cuáles son los 5 grupos de comida que peor le hacen a tu cerebro, según la Dra. Uma Naidoo, psiquiatra, nutricionista y profesora de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard. 

Azúcares añadidos

La actividad de órganos como el cerebro dependen de la glucosa o azúcar que se obtiene de los alimentos, pero todo en su justa proporción. 

Según ciertos estudios, las personas que sobrepasan las dosis recomendadas de azúcar diaria suelen perder la plasticidad en el hipocampo, zona encargada de la memoria. Además, estos grupos alimenticios podrían tener graves secuelas en el sistema cardiaco.

Frituras

No pienses solo en pollo o papas fritas, las verduras y pescados fritos también podrían generar un daño en tu memoria. De hecho, según un estudio, que analizó a un poco más de 18 mil personas, determinó que esta forma de preparar la comida estaría directamente relacionada con una menor puntuación en esta capacidad cerebral.

Carbohidratos con un alto índice glucémico

Alimentos como el pan, las pastas, el arroz y los derivados de la harina refinada se procesan en el cuerpo como si nos estuviéramos comiendo una torta. Es que este tipo de carbohidratos se procesan en el organismo como azúcar.

Según un trabajo realizado en 2018, mientras mayor sea la calidad de un carbohidrato, como los granos enteros, mejor será el procesamiento de la glucosa. 

Alcohol

Además de generar un daño directo en el hígado, el alcohol, especialmente si se consume en grandes cantidades, ha sido relacionado directamente con el diagnóstico de demencia en pacientes mayores. 

Nitratos

Este es un compuesto natural que se suele encontrar en algunos vegetales, lácteos y carnes. Pero su mayor concentración está utilizada como preservante de carnes procesadas como el tocino, salame o salchichas

Un estudio relativamente reciente determinó que estos compuestos tendrían la capacidad de alterar las bacterias del sistema digestivo, lo que podría desencadenar en un diagnóstico del trastorno bipolar. Mientras que en otros trabajos los han conectado con cuadros de depresión

Fuente:https://www.meganoticias.cl/

REVISTA DIGITAL