NOTICIA DIARIA – REVISTA DIGITAL

Un estudio elaborado por Willis Towers Watson reveló que el 49% de las 60 empresas encuestadas mantendrá esta modalidad, mientras que un 85% prevé impactos nulos o negativos/moderados en su desempeño hacia fin de año.

Desde el arribo de la pandemia el mercado laboral no es el mismo, y su adaptación a un contexto de extensos y constantes confinamientos ha forzado a las empresas a migrar a modelos de trabajo híbridos, donde el formato presencial convive con el teletrabajo, y por ende, también con las proyecciones de crecimiento y de presupuesto de las diversas firmas del país.

Es más, tal es la relevancia que ha adquirido el trabajo a distancia que de un total de 60 empresas, pertenecientes a diferentes rubros – entre ellos manufactura, servicios financieros, energía, tecnología y telecomunicaciones, salud, sector público, además de ventas y retail -, con presencia tanto a nivel nacional como internacional, más de la mitad de las firmas poseen al menos el 50% de su dotación bajo la modalidad de teletrabajo, según un estudio elaborado por la consultora Willis Towers Watson. A su vez, la encuesta demostró que ninguna empresa de la muestra se exime de su aplicación.

En concreto, el 43% de las sociedades afirmó que un 75% de sus empleados o más trabajan de forma remota, frente a un 2% que aseguró que menos del 10% de su personal ejerce sus labores a través del teletrabajo. Cabe mencionar que previo a la irrupción del covid-19, durante el año 2019, el 48% de las empresas que participaron del estudio declaró no tener esta modalidad de trabajo en sus empresas, y un tercio indicaba contar con una aplicabilidad menor al 10% de la dotación vigente.

En ese sentido, Álvaro Cristi, gerente del área de vida y salud de Willis Towers Watson en Chile y Perú, señaló a Emol que “el teletrabajo fue una herramienta que las empresas se vieron obligadas a asumir por efecto de la pandemia y así para poder continuar sus operaciones”, y con miras a futuro agregó que “lo más probable es que se mantengan estos modelos híbridos que van a depender de la naturaleza del rubro de cada empresa y del perfil de cada trabajador, para así evaluar, caso a caso, cómo se podrá desarrollar de mejor manera esta modalidad”.

Junto con lo anterior, dijo que “el híbrido está generando que las empresas se adecúen a los espacios físicos, se enfoquen en la calidad de la vida de las personas. De hecho, actualmente se están comenzando a adaptar o desarrollar espacios de cowork que está mucho más cerca de donde viven las personas”.

En efecto, según los datos de la medición, hacia fin de año, y asumiendo que gran parte de la población estará inoculada -según la muestra el 80% de las empresas cree que este proceso de inmunización de la fuerza laboral finalice en el cuarto trimestre del año 2021- si bien es posible que la modalidad de trabajo a distancia tenga una leve disminución con respecto al número de colaboradores que operan bajo este formato, el 49% de las firmas indicó que no alterarán la tendencia y que mantendrán sobre el 50% de sus empleados bajo teletrabajo.

Paradigma de la productividad Respecto de cómo podría interferir esta nueva tendencia en la competitividad y desarrollo de las diversas compañías, Cristi declaró que los estudios “mostraron que la productividad no estaba siendo mermada, incluso que las organizaciones ya comenzaron a generar políticas híbridas o mixtas. Con esto, entre los efectos positivos, vemos que los trabajadores ganan aquellos tiempos que perdían por temas de traslados y poder hacer actividades que mejoren su propio bienestar, como, por ejemplo, actividades físicas o poder estar más tiempo con los suyos”.

Y resaltó que “esta situación trae como externalidad positiva un trabajador más comprometido y capaz de poder tener una mayor productividad. Los desafíos que vendrán serán importantes, ya que las empresas tendrán que trabajar en sus procesos culturales, liderazgos y todo lo que debiese implicar los cambios hacia esta nueva forma de trabajar”.

Con todo, en relación al nivel de impacto que ha tenido el coronavirus en el desempeño comercial de las organizaciones durante los últimos seis meses, un 48% de los participantes declaró que ha tenido un impacto negativo bajo o moderado, mientras que un 31% afirmó que tuvo efectos positivos. Sobre las proyecciones para el próximo semestre las distancias se acorta, y el 85% se concentra más bien en una tasa de expectativa de impacto nulo o negativo/moderado.

NOTICIA DIARIA – REVISTA DIGITAL

Por lo mismo, puesto que el modelo híbrido llegó para quedarse, el gerente de Willis Towers Watson apuntó que la principal ventaja radica en que “el teletrabajo genera una cultura de la autogestión, se eliminan tiempos perdidos como los de transporte y esto se traduce en una mejor calidad de vida para los trabajadores”.

No obstante, advirtió que, a fin de promover el bienestar en los colaboradores y a la vez la productividad de las empresas, esta situación trae consigo la necesidad de “trabajar y preparar la cultura organizacional hacia este nuevo modelo, para lograr no perder la cercanía con las personas, porque esto se asumió de forma obligada por efecto de la pandemia, pero esto implica poder desarrollar acciones que impliquen una modernización en cómo poder generar engagement de los trabajadores y estar constantemente evaluando esto”.

Ajustes de presupuestos y bienestar En el marco de la entrada de nuevas cepas de covid-19 al país, como es el caso de la variante Delta, que por estos días es la actual responsable del repunte de la epidemia en Inglaterra, Israel y otros países, Cristi abordó cuáles son los lineamientos para que las firmas elaboren sus cómputos de ingresos y gastos. En esa línea, el experto aseguró que “hoy en día la persona pasa a ser el foco de la estrategia, independiente de una nueva cepa o no, lo que comienza a suceder es que desde ahora en adelante la empresa se empieza a preocupar por el trabajador no sólo en su trabajo mismo, sino que mirándolo desde un entorno mucho más amplio”.

A raíz de esto, al consultar por el impacto que tuvo la pandemia en la planificación para los presupuestos de este año 2021, hubo especial preocupación por parte de las empresas en generar incrementos en lo que compete a beneficios, en especial asociado a programas de salud y bienestar, donde el 43% de las compañías indicó un mayor incremento presupuestario para los programas de salud de las empresas, seguido por los planes de bienestar, con un 27% prevalencia, y finalmente la compensación total con un 13%

Según expresaron los integrantes del estudio, esta alza de en los fondos para bienestar y salud fue producto de la disminución de la frecuencia de prestaciones de salud, específicamente ambulatorias, hospitalarias y dentales no asociadas al coronavirus durante el 2020, especialmente durante el periodo de cuarentenas más estrictas.

Por otro lado, también se buscó fortalecer los programas de salud respecto a coberturas de prestaciones y bienestar asociados a la salud mental, debido a la alta implicancia en el estado emocional de las personas, ya sea por el efecto del confinamiento, compatibilidad entre la vida laboral y personal, como también incentivos para generar mejoras en beneficios relativos a la telemedicina.

Tras ello, Cristi cerró diciendo que, actualmente, “el principal riesgo del teletrabajo incide en el bienestar de las personas (físico, mental, social y financiero), es por esto que las empresas deberán desarrollar acciones para entregar y potenciar programas de bienestar que incentiven temas como la actividad física, las pausas activas, instancias de encuentro entre los colaboradores, herramientas para mejor el descanso, aprender a separar espacios para poder conciliar la vida familiar, laboral y personal”.

Fuente: Emol.com

NOTICIA DIARIA – REVISTA DIGITAL