REVISTA DIGITAL

Desde sus inicios la pandemia cambió la forma de trabajar y de relacionarse con la tecnología. Las necesidades de los usuarios no son las mismas de antes y los requerimientos son cada día más exigentes. 

Cuántas veces pensamos “tengo que cambiar mi plan de internet” y no lo hacíamos. Pero una vez que llegó la pandemia de COVID-19, lo que antes era una herramienta, se transformó en una necesidad. 

En pocas semanas el mundo tuvo que adaptarse al plan sanitario de cada país, con la mayoría de personas confinadas en sus hogares. ¿Cómo iban a poder llevar todo hacia un modelo de teletrabajo? La tarea parecía casi imposible. Entonces, surgieron necesidades como integrar tecnologías que permitan los accesos, compartir escritorio, contar con todos los programas y softwares corporativos desde los computadores personales de cada trabajador, entre muchas otras cosas. 

Según los expertos de eBD, empresa dedicada a las tecnologías integradas para las telecomunicaciones, la primera y más importante demanda de servicios fueron redes estables, seguras y de mayor ancho de banda. Internet se convirtió entonces en el actor principal. Y de la mano, la telefonía. 

Otro de los servicios que se han impuesto en este periodo son los sistemas de comunicaciones unificadas: Zoom, Teams, Meet, y más. En un principio se utilizaron sólo como medio para videoconferencias, pero hoy en día representan mucho más que eso: permiten chatear, compartir pantalla, grabar, entre otras cosas. 

Eso sí, a mayor conectividad, más riegos… El perímetro de seguridad ya no se encuentra sólo en las oficinas, sino que llega hasta los hogares de cada teletrabajador. En medio de este escenario de vulnerabilidad, la demanda por servicios de ciberseguridad también aumentó. “Esto ha generado que las empresas empiecen a considerar como una necesidad”, señala el gerente general de eBD, Francisco Pérez-Cotapos. 

 

Pero toda esta revolución de información y tecnologías surgió como una avalancha en los últimos dos años, requiriendo de adaptación y conocimientos que aún se encuentran en desarrollo y que seguirán en ese estado por bastante tiempo, hasta que entendamos los beneficios, riesgos y potencial de todas estas nuevas herramientas que hoy permiten realizar teletrabajo. 

REVISTA DIGITAL