El Informe de Estabilidad Financiera (IEF) del primer semestre del año advierte sobre el crecimiento de las inversiones en inmuebles para arriendo, en especial, a tener preocupación en los inversionistas con deuda hipotecaria por posibles vulneraciones financieras.

El bajo retorno de activos tradicionales, condiciones de financiamiento más fáciles, mayor número de hogares unipersonales y un mayor flujo migratorio, son los factores que han ayudado a crecer el mercado de los arriendos. Así, en el último tiempo, el mercado experimentó una considerable alza de inversionista que compran una segunda vivienda con deuda hipotecaria para arriendo. Fenómeno que el Banco Central en el IEF expresa su preocupación, porque podría generar vulnerabilidades para el sistema financiero.

“El mercado de arriendo residencial experimentó un crecimiento importante en la última década y, tomando en cuenta el tamaño de dicho mercado en otros países, es posible que continúe profundizándose”, indicó el Informe de Estabilidad Financiera (IEF).

De acuerdo con el IEF, las personas que adquieren una segunda vivienda con el propósito de arrendarla son dueños de poco más de 20% de las propiedades a nivel nacional.

Si en 2010 el 11% de los hogares tenían dos propiedades y el 5% tres. En 2018, el panorama cambió e incrementaron al 14,85% de los hogares posee dos propiedades y el 9,11% tres.

En el Informe de Estabilidad Financiera también realizó un perfil de los inversionistas minoristas. El 30% de las personas con propiedades para arriendo o inversión, pertenece a los deciles 6 a 8, y casi el 20% reportan ingresos menores a la mediana.