A la fecha, los mercados que han reaccionado con represalias arancelarias en contra de productos de origen estadounidense son China, la Unión Europea, India, Rusia, Turquía, Canadá y México. Considerado las últimas notificaciones emitidas por estos países, existe un número aproximado de 1.057 productos para los cuales se han levantado medidas de represalias arancelarias contra Estados Unidos, de los cuales un total de 123 líneas arancelarias coincide con la oferta exportable de Chile, principalmente el sector agrícola, pesquero y agroindustrial.

Asimismo, países como Noruega[1] y Suiza[2] han iniciado consultas en el marco del mecanismo de solución de diferencias de la OMC. Ambos países alegan que los derechos estadounidenses, del 25% y el 10% sobre las importaciones de productos de acero y aluminio, respectivamente, son incompatibles con las disposiciones del Acuerdo General sobre Aranceles Aduaneros y Comercio de 1994 (GATT de 1994) y el Acuerdo sobre Salvaguardias.

Chile gracias a su amplia red de acuerdos comerciales, en la mayoría de los casos mantiene su acceso preferencial a estos mercados, salvo casos particulares en el caso de India. Caso aparte es Rusia, país con el cual no tenemos acuerdo comercial, pero el set de productos a los cuales ha incluido en su medida no son relevantes para nuestras exportaciones.

 

Algunos casos donde ocasionalmente pudieran generarse oportunidades de mercados son por ejemplo:

  • Los quesos en México, el arancel de importación para Estados Unidos se elevó a un 20%, mientras que para Chile el arancel permanece en 0% gracias al TLC Chile-México.
  • De igual forma el vino embotellado pudiera obtener una ventaja en términos arancelarios pues al vino originario de Estados Unidos se le aplica un arancel de importación del 44%, mientras que Chile no paga dicho arancel gracias al Acuerdo de Libre Comercio en vigor con China desde 2006.
  • Otros producto que pudiera beneficiarse, son las nueces sin cáscara en Turquía, donde el arancel de importación aplicado a Estados Unidos asciende a un 48,2% mientras que para Chile bajo el acuerdo de libre comercio con Turquía el arancel es de sólo 21,6% (para un total de 1.400 toneladas anuales).