Se encuentra en proceso la licitación de distribuidoras, donde la Comisión Nacional de Energía ha rescatado que existen mejores condiciones que en el 2016 además de buena oferta en el mercado. Además la CNE analiza medidas para mitigar el riesgo de demanda para el generador

La Cámara de Comercio Española considera que Chile es un país estratégico para la inversión española, donde se acumulan inversiones por más de US$ 26 mil millones, sobre todo en el sector energético donde las inversiones del 2016 fueron superior a los US$ 6.300 millones de dólares.

Existe una licitación de relacionada con Empresas Distribuidoras, al respecto el Secretario Ejecutivo de la Comisión Nacional de Energía (CNE), Andrés Romero, explicó que es difícil vaticinar con seguridad a qué precios se adjudicarán los distintos bloques de energía licitados. Sin embargo aseguró: “Es probable que repitamos el éxito del año pasado e incluso en condiciones mejores, dado que hay buena oferta en el mercado”.

Asimismo, Andrés Romero destacó que esta licitación aún presenta para el generador un riesgo de demanda y anunció que la CNE está analizando medidas para mitigar dicho riesgo en futuras licitaciones. Por último, el Secretario Ejecutivo explicó que hay una clara decisión por parte de la Comisión de que la energía adjudicada a centrales de nueva construcción sea abastecida por nuevas inversiones y no por centrales existentes.

En cuanto al éxito de las pasadas licitaciones el Gerente Comercial de Antuko, Felipe Novoa, explicó que con un mecanismo de licitaciones adecuado como el que se ha implementado, más la mejora tecnológica y reducción de costos que han experimentado las tecnologías solar y eólica, han dado como resultado un gran desarrollo solar y eólico en Chile: “Tenemos una tasa muy acelerada de crecimiento en comparación a otros países”, culminó Novoa.

El Gerente de la Región Andina de Solaparck (empresa que presentó la oferta más competitiva en la licitación anterior) Iñogo Molina, destacó que los largos plazos entre la entrega de ofertas y la entrada en operación comercial de las nuevas centrales, obliga a los proponentes a hacer una apuesta futura sobre los costes de los proyectos y las tasas a las cuales se podrán financiar.