La idea de esta entidad es ayudar a las empresas a generar cambios en sus procesos para alcanzar la industria 4.0 lo antes posible.

Talleres, charlas, actividades, conexiones, eventos y experiencia es parte de la oferta que tiene la aceleradora estatal, Start-Up Chile (SUP). Esto, acompañado de programas que incluyen un subsidio junto al espacio de co-work para apoyar a los emprendedores tecnológicos del país.

Desde sus inicios en 2010, la entidad creada por el Ministerio de Economía y Corfo registra un portafolio que varía entre 200 y 250 startups por año. ¿Con qué propósito? Ayudar a las empresas a crecer y generar un impacto económico en Chile.

Su director ejecutivo, Sebastián Díaz, entregó a Información de Mercados los datos más relevantes de SUP.

Es una organización que literalmente acelera los procesos de una startup, para que alcance mercados, se desarrolle o escale lo más rápido posible, explicó Díaz. Como objetivo tienen generar un impacto económico en el país a través de emprendimientos tecnológicos y de esta manera ayudar a diversificar y sofisticar la matriz económica.

Surge entonces el concepto de la industria 4.0, es decir, la próxima revolución industrial en la que todos los procesos se van a automatizar. Para eso, SUP busca ayudar a que grandes empresas generen cambios en sus procesos para que alcancen esta revolución lo más rápido posible.

Un concepto que tiene relación con el siguiente video.

Este programa también tiene como misión aportar a la creación de industrias nuevas basadas en tecnología a través de startups.

“Nos permitimos crear estas nuevas industrias para que el día de mañana, cuando seamos un país desarrollado, no dependamos solamente del cobre, sino que de otras matrices también”, comentó Díaz.

¿Con qué otros mecanismos? Atrayendo empresas de todas partes del mundo para que vengan a Chile a realizar su negocio y escalen desde nuestro país hacia el resto de Latinoamérica.

En tanto, la aceleradora cuenta con dos programas: “The S Factory” y “Seed”. El primero, requiere que al menos uno de los fundadores se identifique con el género femenino. “Nos dimos cuenta que los startups liderados por mujeres venden en promedio un 30% más que los liderados por hombres y sobreviven más tiempo que las de los hombres también”, explicó el ejecutivo. Mientras que, en el segundo, se postula al menos con un prototipo validado.

Parte de todo esto, es la red corporativa de SUP que incorpora a más de 180 empresas, las cuales ya están buscando dentro de sus startups las soluciones a sus problemas. “Ahí es donde nosotros vamos a aportar a esta sofisticación de la matriz económica, ayudando a que estas grandes empresas utilicen a los emprendedores y empiecen a contratar sus servicios”, precisó.

Esta es la aceleradora de emprendimiento tecnológico con sello estatal, que abre las puertas de Chile al mundo, para alcanzar una nueva era industrial.