Expertos en salud opinan que se debería implementar un sistema centrado en la interoperabilidad, es decir que existan los registros clínicos de los pacientes y que estos mismos puedan tener acceso a ello.

Según los países de la OCDE el 75% de los gastos en salud se deben a enfermedades crónicas. En Chile esto es un problema considerando la deuda hospitalaria, además de las largas esperas y escasez de recursos, pues para la Gerenta General de FONASA nuestro país necesita recursos para avanzar en salud digital y poder tener una mejor calidad en atención médica.

La interoperabilidad en los sistemas de salud es el punto clave para que exista un cambio en la salud de Chile, según explicaron algunos expertos de Tecnologías de la Información en el marco de la Expo Hospitales realizada el 30 y 31 de agosto y el 01 de septiembre en Espacio Riesco.

Para lograr esto, distintos actores de la salud han ido desarrollando sistemas que hacen posible la interoperabilidad de los sistemas. Uno de ellos fue la CORFO, donde la Gerenta del Comité de Industrias Inteligentes, Aisén Etcheverry, mencionó que están en la tercera etapa del proyecto “Cuenta Médica Interoperable” que estaría listo en octubre de 2017.

Por otro lado, el co-director del Centro Nacional de Sistemas de Información de Salud, Daniel Capurro, destacó que “los datos clínicos son una herramienta clave para la participación del paciente en sus cuidados”. En esta línea, la principal impulsora de la Fundación Me Muevo, Cecilia Rodríguez, considera que la salud de Chile debería incluir al paciente en todo el proceso, durante toda su vida. Además, Rodríguez mencionó Open Note, un movimiento estadounidense que mira a través de los ojos del paciente y que realizó un estudio donde el 70% de las personas que tienen acceso al registro clínico, tiene mayor control de sus tratamientos donde además el 85% de ellos tienen mayor confianza en los doctores.

Por último, CEO de Plis.is, Claudio Daza, habló sobre FHIR, lo que sería el “registro electrónico 2.0” un programa que promete una aplicación que vincula a los sistemas de salud y el paciente, donde este último puede ver su registro clínico y además puede agregar síntomas que se traducen en lenguaje clínico para los doctores, todo esto de manera automática.