La responsabilidad de mejorar el resguardo de la información no solo recae en el sector privado, sino que también en el público.

Ciberseguridad, Blockchain, Smart Contracts, Inteligencia Artificial, son temas que han estado sobre la mesa de conversación en el último tiempo. La tecnología se adelanta a la normativa y las leyes han quedado al debe con el marco regulatorio necesario para operar.

El abogado, socio de Legal Trust –oficina Informática Legal–, Andrés Pumarino, quien también es profesor asistente adjunto de la Pontificia Universidad Católica en la Escuela de Ingeniería y profesor del Magíster de Ciberseguridad de la Universidad Adolfo Ibáñez, compartió con Información de Mercados su visión sobre los asuntos por resolver en cuanto a la tecnología y las leyes.

Según Pumarino, la tecnología avanza muy rápido, pero se hace necesario que la regulación nacional se ajuste a estándares internacionales.

“Uno de los aspectos que estamos pendientes en Chile es la actualización de la ley de protección de datos (N° 19.628), que requiere una modificación relevante pues ‘los datos son el petróleo del siglo XXI’ y ellos requieren ser protegidos por sus titulares, asegurarles el respeto de sus derechos y evitar los abusos”, comentó.

“Esta nueva norma, que hoy se discute desde el año 2017 en el Congreso, requiere ser actualizada para que nuestro país se ajuste a los estándares que ya están operando en Europa”, graficó.

Otros países de Latinoamérica, como Argentina, Uruguay, Perú, Colombia y Brasil, también deben alinearse, ya que en 2020 entrará en vigencia la norma de protección de datos que “impactará en el modelo de negocio y en cómo trabajan las empresas hoy”.

Otro tema pendiente es la actualización de la ley de delitos informáticos (N° 19.223 de 1993). Chile debe proteger su economía digital, las operaciones financieras bancarias y todo el tráfico de datos. Esto es relevante para el avance de la economía y el Estado debe dar seguridad en la protección de la información, precisó el abogado.

Avances pendientes

Una vez que Chile logre acoplarse al estándar internacional, los avances deben ir más allá de lo legal.

Para el experto, no basta con avanzar en la aprobación y publicación de las leyes, sino que será necesario también que se capaciten personas, áreas y departamentos de las empresas, “pues estos no son solo temas de la gerencia de informática, sino que también de toda la organización, por lo tanto, la capacitación es relevante”.

A lo anterior, se suma la importancia que adquiere este tema no solo para el sector privado, sino que también para el sector público, ya que éste también tiene responsabilidad en mejorar el resguardo de la información que maneja de sus ciudadanos, apuntó.

Finalmente, Pumarino indicó que en Chile queda mucho por hacer, “tanto a nivel normativo como también cultural, educar a niños en temas de la seguridad de sus datos, en temas de delitos informáticos para evitar fraudes informáticos o pérdida de la información”.

“Este tema es de responsabilidad de nuestra sociedad, tanto el sector público como privado deben avanzar en preparar a las personas a conocer sus derechos para la protección de sus datos como también que puedan hacer negocios en la economía digital”, concluyó.