La licitación del Transantiago para el 2018 para seis unidades de negocio, y que cuenta con exigentes bases de licitación luego de sufrir una serie de modificaciones, recibió las propuestas de las empresas interesadas. Sin embargo, solo el 10% se presentó a esta instancia.

Paola Tapia, ministra de transportes, señaló que había llegado más de una oferta en la mayoría de los servicios a licitar lo que para el ex director del Transantiago, Raimundo Cruzatt, no deja de lado la preocupación de que haya llegado el 10% de las empresas interesadas, ya que es un indicador bajo. ¿Explicación? Para Cruzatt esto se debe a que no existen suficientes garantías para los oferentes, además destacó la extensión del contrato de Express hasta junio 2019 lo que, según él, “es una mala señal”.

La unidad de negocios n°4 fue la más disputada ya que tiene cobertura en Providencia, La Reina, Ñuñoa, Macul, Peñalolén y los une con Puente Alto, San Joaquín y Recoleta. De hecho, se presentaron nuevas empresas como la firma brasilera Duarte, los ingleses Tower Transit y Nextbus de los españoles Alsa y Jedimar.

Nextbus señaló al Diario Financiero que “la propuesta es muy competitiva en lo técnico y económico, ya que propone insertar las mejores prácticas del transporte público de países desarrollados, pero ajustándolas a las particularidades de la industris local”.

Con respecto a los operadores del contrato anterior, ofertó Servicio de Transporte de Personas (STP) a esta misma unidad de negocios y a la n°7, donde opera actualmente. A la unidad n°1 presentó propuestas Metbus, que actualmente opera en la n°5. Redbus que repostuló a la unidad n°6 y además aposto por la n°8. Y por último VuleBus presentó propuestas por la unidad n°9.