La variación del IPC del pasado mes fue la más alta inscrita desde octubre de 2017, influenciada por el alza en los costos de vivienda y servicios básicos, como la electricidad.

El Instituto Nacional de Estadísticas (INE) dio a conocer el Índice de Precios al Consumidor (IPC), que en esta oportunidad registró una variación mensual de 0,6%, acumulando un alza de 1,5% en lo que va del año. Hecho que abrió el debate sobre si es señal de inflación o no.

En mayo, 6 de las 12 materias que conforman la canasta del IPC dieron cuenta de un alza, cinco a la baja y una no registró ningún cambio. Los mayores acrecentamientos estuvieron presentes en las viviendas y los servicios básicos.  De acuerdo con los dichos del poder ejecutivo, el Banco Central va a mantener el nivel inflacionario dentro de la meta del 3%, pero se mantiene el escepticismo en el mundo privado. “Claramente las noticias de inflación nunca son buenas noticias”, Alfonso Swett, presidente de la CPC.

Por un lado, a la baja se presentaron los precios del vestuario y calzado. En cambio, las divisiones con alzas en sus precios destacaron las vivienda y servicios básicos (1,8%), con 0,272 puntos porcentuales (pp.), y recreación y cultura (2,6%), con 0,167 pp.