De acuerdo a la consultora IDC, en cinco años más, el 25% de las aplicaciones estarán basadas en interacción por voz, lo que generará un crecimiento importante para algunos equipos como wearables, vehículos y electrodomésticos, y hasta nuevas posibilidades para el e-commerce, las aplicaciones de servicios y las actividades de salud.

Así lo han notado algunas compañías como Walmart, que hace un tiempo que vienen adaptando sus estrategias de venta, apuntando al segmento de clientes que está optando por esta opción de compra. De hecho, incorporó compras por voz en Google Home para competir frente a Amazon Alexa, que ya llevaba algo de ventaja en este aspecto que según Consumer Intelligence Research Partners, controló en 2018 el 70% de los 66 millones de dispositivos de altavoces inteligentes instalados en EE.UU., frente 24% de la cuota de mercado  de Google Home.

Otra marca que no se ha quedado atrás es Spotify, que implementó los anuncios con los que se puede interactuar a través de comandos de voz. Éstos, que inicialmente estarán destinados a los oyentes de determinadas listas de reproducción o podcasts, le solicitará a los usuarios que hablen para que puedan interactuar con el contenido que se muestra en el anuncio.

El futuro es hoy. Los usuarios evolucionan conforme lo hacen las distintas tecnologías y así mismo ocurre con las estrategias de venta digital, que no deben perder espacios para llegar a sus usuarios de una forma rápida pero no invasiva.