“Catalogación de Convenios Marcos de Ferretería, Aseo, pronto Emergencia y Computadores, entrega y retiro de boletas de garantía de seriedad, mayor burocracia e ineficiencia en el nuevo modelo de Convenio Marco, para compradores y proveedores”

Estimadas (os) lectores, estamos comenzando el año 2020 y la compra publica sigue profundizando los cambios en el modelo de Convenio Marco, esto queda reflejado en la implementación en versión beta de los Convenios Marco de Ferretería, Aseo, próximamente emergencia y computadores, por ende, paulatinamente los proveedores adjudicados comenzarán a sentir que estos cambios son muy diferentes a lo que conocieron en los antiguos convenios, que por una decisión del organismo encargado de la compra publica, realizó estas modificaciones que apuntan al ahorro en los precios, tal como le he comentado en reiteradas oportunidades en estas columnas de opinión.
Recordemos que el año pasado expliqué ampliamente que el organismo encargado de la compra pública implementaría una nueva version de la tienda electrónica, y que a fines del año 2019, se dio comienzo a la catalogación de los Convenios Marco de Ferretería y Aseo, dentro de los cuales los proveedores adjudicados han estado sintiendo que la comercialización de los productos en dichos convenios no ha sido fácil, para aquellos que los han catalogado, porque aún existen proveedores sin catalogar (por ejemplo en el CM Ferreteria), y que no se entienden los motivos, sino que se podría atribuir a la burocracia pública, que está imperando en el organismo encargado de realizar esto.
Un ejemplo de esta burocracia imperante es la decisión del mismo organismo encargado de la compra pública de catalogar (error del modelo 1), creyendo que de esta forma sería más eficiente, pero que en la practica está generando una pésima visión del Convenio Marco para los compradores que no pueden comprar, y para los proveedores que no pueden comercializar sus productos. Otra cosa que fue definida como gran novedad es que la tienda realizaria los fletes en forma automática, definiendo coberturas que a la fecha solo han generado dolores de cabeza para su aplicación.

En la última edición un lector realizo un comentario que quiero destacar, porque es una visión muy interesante, que los cambios realizados por el organismo encargado de la compra pública, no consideraron solicitar la opinión a los compradores (error del modelo 2), respecto al nuevo enfoque, lo mas seguro que la justificación será que sí fueron consultados, pero en la práctica, pareciera que el universo consultado no fue tan amplio. Por ende seria interesante ver como los esta afectando, si efectivamente este nuevo modelo donde no encontrarán todos los productos, que es mucho mas rigido, y estarán obligados a comprar lo que existe en el catálogo o simplemente comenzarán a licitar, que es la tendencia que se ha comenzado lentamente a ver, como el número de licitaciones a aumentado, y además comenzando aparecer los famosos contratos de suministro, donde un proveedor se adjudica una compra por 12, 24 o 36 meses, lo que implica que no existe competencia durante todo ese período de tiempo, generando costos de almacenamiento y fijación de precios, que los proveedores deberán asumir. (error del modelo 3) Siguiendo la línea de reflexión anterior, las grandes compras colaborativas, que según el organismo encargado de la compra pública, genera tanto ahorro para el estado, donde lo hacen extensivo para todos los convenios, su aplicación es un error (error del modelo 4), por ejemplo en el convenio marco de alimentos específicamente en el rubro de la Carne y/o Verduras, se generaron compras colaborativas por 24 meses, las cuales plantean la mantención de dichos precios durante todos estos, lo que en la practica es casi imposible, sobre todo considerando que en la situación actual, los precios de los alimentos se reajustaron por la alta demanda y variación de precios internacionales, sumado al hecho que los supermercados fueron saqueados por el acontecer nacional, es decir, existen variables ya sea interna o externa, que los contratos colaborativos, que son casi el simil a un “contrato de suministro”, no los considera,

ya sea al alza como a la baja, por ende generalizar que estos son la panacea del ahorro es una falla grave, ya que cualquier persona que entiende de compra a largo plazo conoce que es muy distinto cuando se compra y entrega al mismo tiempo, en cuyo caso se generan costos de almacenaje en el evento que ocurra (para el comprador), por ende el ahorro hay que medirlo en su mérito. Para que hablar de los precios que actualmente se encuentran en el catálogo, que no cubren los costos de comercialización y la cláusula de reajustabilidad no consideró las variables del mercado real, sino el ficticio.

Adicionalmente, durante este mes se adjudicó el Convenio Marco de Emergencia 2239-8-LR19, donde queda claramente reflejado la baja participación de proveedores (128), como también la cantidad de adjudicados (66). Por ende se cumple el objetivo de menos proveedores, donde 37% es decir 6 proveedores adjudicados cubren el 100 de la paleta de productos y servicios, en esta edición está el análisis de la adjudicación, donde pueden revisar si ustedes consideran que fue un éxito o los compradores cuando lo quieran utilizar veran sus beneficios.
Capítulo aparte es mi comentario respecto al nuevo Convenio Marco de computadores, que fue publicado a fines del año pasado y que cerró el dia 15 del presente mes, con una baja participación de proveedores menos de 100, de los cuales existirá una cantidad importante que no pasará la evaluación técnica.

En ediciones anteriores habia comentado ¿que harian las marcas respecto a este nuevo modelo?, bueno el convenio llegó y que ocurrió, el convenio marco es tan restrictivo, que solo se podían postular 11 maquinas, existían solo dos categorías y se adjudicaría por cantidad de máquinas, donde se realizarón una serie de combinaciones técnicas, con procesadores, benchmark, todo realizado de acuerdo a lo indicado por una universidad que asesoró al organismo encargado de administrar este procedimiento de compra.
El resultado es que la industria en general durante estos días, han estado en una serie de reuniones porque no podían creer lo que se habia publicado, dejando una serie de canales sin poder participar de este convenio, por las exigencias técnicas (tales como número de maquinas comercializadas), lo que implicó realizar las más ingeniosas formas de ver como postular, sin siquiera pensar las adjudicación para luego ver la forma de comercializar por un periodo de 9 meses, es decir, no terminaran de catalogar, cuando nuevamente deberan licitar (error del modelo 5), más costos ya sea para el organismo encargado de la compra, como para los proveedores que deben revisar y preparar la licitación. En mi opinión dejar al arbitrio de las marcas a quien entregar certificados para postular, es lo menos decoroso que en mi corta historia habia visto, porque las marcas segmentaron a quien apoyar y a quien no, obviamente asegurando a los mas grandes.
Otro tema interesante de analizar es la incorporación de boletas de garantía de seriedad, para postular a los convenios marco (error del modelo 6), independiente del monto, porque entre mas alto su valor, quedan fuera las pymes o medianas empresas, es decir barrera de entrada, como ademas los costos administrativos para los que postulan, como la burocracia en el control y luego el retiro de las mismas, estos costos no son considerados en el nuevo modelo, esto refleja el desconocimiento del “modelo de Convenio Marco” donde no se compra, sino que es un proceso de selección de proveedores, para que participen todos y que esto no sea una “barrera de entrada”, mi pregunta es ¿Qué dice la contraloría?, cuando ella avala este tipo de licitaciones, con la aprobación de las bases.
Al cierre de esta edición se levantó un nuevo Convenio Marco 2239-4- LR20, que aparte de profundizar el modelo, crea una nueva genialidad: la compra entre 10 y 500 UTM, y para mejorar su pedigree incorporaron más burocracia, sobretodo cuando entre en operación un “cotizador”.
Espero para la próxima edición tener mayores antecedentes para comentar este nuevo procedimiento.
Finalmente en la última edición del año anterior, me referí a que este nuevo año las nuevas autoridades revisarían el nuevo modelo que estan aplicando, pero pareciera ser que aun siguen convencidos que este es el camino, lamentablemente el tiempo dirá que no era necesario: arrendar una nueva tienda electrónica, estandarizar a full los productos (gtin), no todas las industrias funcionan igual, aumentar el ticket promedio de la orden de compra, avanzar en la compra colaborativa, para todos los convenios entre otras, en los próximos artículos desarrollare otras cosas que estamos observando.