REVISTA DIGITAL

El vehículo se quedó con el galardón en el 36 ° Festival Internacional del Automóvil de París. Destaca su agresiva imagen, acompañado de un impresionante trabajo aerodinámico.

Acostumbrado a romper récords de velocidad gracias a sus imponentes superdeportivos que escapan de los autos tradicionales, Bugatti ahora también sorprendió a los fanáticos de las tuercas al quedarse con uno de los premios de belleza en el 36 ° Festival Internacional del Automóvil de París.

El fabricante logró el premio al hipercoche más hermoso del mundo gracias al Bugatti Bolide, modelo que fue escogido por un completo jurado de profesionales del diseño.

Según explicó la marca, con el Bolide, los ingenieros y diseñadores de Bugatti desarrollaron el concepto “más ligero y centrado en la pista que se pueda imaginar”, utilizando el icónico motor W16 con cuatro turbocompresores de Bugatti.

En ese sentido, los numerosos conductos de aire y el delicado diseño de la parte delantera recuerdan más a los autos de Fórmula 1 aerodinámicamente sofisticados que a un auto hiperdeportivo.

En combinación con el impactante difusor trasero, el alerón trasero dominante proporciona niveles extremos de carga aerodinámica para una tracción óptima en curvas de alta velocidad.

Con líneas afiladas hasta el extremo y una cuidada aerodinámica para rendir a alto nivel en trazados cerrados, este auto promete máxima velocidad acompañado de un diseño que no se había visto en Bugatti.

REVISTA DIGITAL

Sus dimensiones exteriores también impresionan, ya que su anchura es de 1,99 metros, mientras que apenas se eleva 995 milímetros del suelo y cuenta con una distancia entre ejes de 2,75 metros.

Tal como ocurre con los autos de carreras LMP1, los ocupantes abren las puertas delanteras en diagonal hacia arriba y se sientan en un borde del coche para poner sus pies en el interior y así poder ingresar. Pese a lo enredado que suena, Bugatti aseguró que el procedimiento de “acople” es rápido y fácil.

“El Bolide fue un desafío completamente diferente para nuestro equipo de diseño, y una especie de experimento mental en el que despojamos el automóvil de su corazón W16 con cuatro turbocompresores y lo reconstruimos con lo mínimo para crear el Bugatti más extremo hasta el momento. La clave para nosotros fue respetar los requisitos técnicos de Bolide, enfocándonos primero en la función y solo luego desarrollando la forma”, dijo el director de Diseño de Bugatti, Achim Anscheidt.

Cabe destacar que la producción de Bolide está limitada a solo 40 unidades a un precio unitario neto de cuatro millones de euros cada una, y las primeras entregas están programadas para 2024.

Fuente: Emol.com

REVISTA DIGITAL