NOTICIA DIARIA- REVISTA DIGITAL

El congreso australiano analiza lo que podría convertirse en la primera ley del mundo que obliga a los gigantes de internet a pagar a los medios de comunicación por mostrar su contenido.

Google y Facebook están “muy cerca” de alcanzar acuerdos con los medios de comunicación australianos para remunerarlos por su contenido, según el secretario del Tesoro australiano, Josh Frydenberg.

La autoridad declaró durante esta jornada que las negociaciones con el director general de Facebook, Mark Zuckerberg, y el director general de Google, Sundar Pichai, han logrado “grandes progresos” para resolver sus discrepancias.

Y es que el gobierno australiano se encuentra elaborando un “código de conducta vinculante” para regir las relaciones entre los medios de comunicación tradicionales –que atraviesan una crisis financiera- y los gigantes de internet, entre los que destacan Google y Facebook, que captan una parte notoria de los ingresos publicitarios.

Cabe destacar que los aprietos económicos de la prensa australiana se han agravado debido a la pandemia. De hecho, en el país decenas de periódicos han cerrado y cientos de periodistas se han quedado sin empleo.

No obstante, las grandes empresas tecnológicas han amenazado con suspender sus servicios si el proyecto australiano, que examina el parlamento, se aplica tal y como está formulado.

En efecto, el ultimátum del gigante de internet a los legisladores locales amenaza con dejar un vacío digital en una nación que básicamente conoce solo una forma de navegar por la web. Basta con mencionar que el 95% de las búsquedas en internet en Australia se realiza a través de Google.

Y esta es una disputa cuyas consecuencias van mucho más allá de Australia para Google, propiedad de Alphabet Inc., cuyo dominio de la publicidad mundial la ha convertido en un objetivo para los reguladores en todo el mundo.

Lo que podría ocurrir es que, si se retira la compañía de Australia, la ley corre el riesgo de convertirse en un modelo para jurisdicciones como Canadá, la Unión Europea e incluso Estados Unidos, que están siguiendo la disputa y quieren reducir el liderazgo de Google.

Además, el deshabilitar uno de los sitios web más famoso del mundo entregaría toda Australia a sus rivales, entre ellos Microsoft Corp. Bing y DuckDuckGo , que no han logrado desplazar a Google como la puerta de entrada a Internet.

Si la empresa que lidera Sundar Pichai se retira, estos competidores repentinamente tendrían un lugar de entretención para el desarrollo y un punto de inicio para avanzar en el mercado digital global.

Discusión de la normativa en el Congreso
Es en ese marco que a partir de esta semana, el parlamento australiano discutirá la primera propuesta mundial que regularía en torno a esta materia, luego de que un comité del Senado recomendara el viernes aprobar el proyecto de ley.

Respecto a los avances, este lunes Frydenberg afirmó en la cadena pública ABC que las negociaciones con los dos grupos “han progresado mucho durante el fin de semana”.

“Creo que estamos muy cerca de acuerdos comerciales muy importantes”, dijo, y añadió que esto “transformará el panorama mediático australiano”.

Para contextualizar el estado de las finanzas de la industria de medios locales, elgobierno afirma que la prensa en general—incluidos News Corp. de Rupert Murdoch y Nine Entertainment Co. que publica el periódico Sydney Morning Herald— ha perdido ingresos por publicidad a manos de los gigantes tecnológicos, y que por lo mismo, se le debería pagar de manera justa por el contenido.

Según el código de conducta vinculante elaborado por el Gobierno australiano, tanto Google como Facebook deberían entablar conversaciones con cada medio para determinar una remuneración por el uso de su contenido. Y, en caso de no llegar a un acuerdo, le correspondería a un árbitro decidir.

Hasta el momento, Google ha defendido la idea de que lleva tráfico a sus sitios web, y que, por lo tanto, verse obligado a pagar para mostrar fragmentos de noticias viola el principio de una internet abierta. Sumado a esto, la empresa ha manifestado su rechazo al modelo de arbitraje de oferta final de la ley que determina cuánto debería pagar a los medios.

Facebook, por su parte, ha dicho que puede impedir que los australianos compartan noticias en su plataforma si se promulga la ley, una medida sin precedentes.

NOTICIA DIARIA- REVISTA DIGITAL

Fuente: Emol.com