El 40% de la electricidad en Chile proviene de la industria del carbón, por medio de 28 centrales, las cuales pertenecen a Enel, Colbún y Engie, firma francesa que hace pocos días inauguró una planta en nuestro país, entre otras.

Sin embargo, un tema que se comenta hace mucho tiempo es terminar con el mercado del carbón, y al parecer el negocio tienen sus días contados. Así lo informó el gobierno, que en los próximos cinco años retirará 8 centrales.

De acuerdo con el anuncio del ejecutivo, se pondrá en marcha el “Plan de Descarbonización”, que conseguirá cerrar las 28 termoeléctricas que existen en Chile y que utilizan esa materia prima serán cerradas gradualmente, con plazo máximo el 2040.

El plan tiene como meta erradicar por completo el uso del mineral durante los próximos 21 años.