El Instituto Emisor, redujo su proyección para el aumento de la inflación este año a 2,6% desde el 2,9% estimado en diciembre.

“En cuanto a la inflación, dado su menor nivel actual y la estimación de mayores holguras de capacidad, su convergencia a 3% se retrasa respecto de lo previsto en diciembre pasado”, señaló el instituto emisor en su Informe de Política Monetaria (Ipom).

De este modo, indicó, el IPC terminará el 2019 con un incremento anual de 2,6%, volviendo a 3% en la primera mitad del próximo año. Desde ahí en adelante, fluctuará alrededor de ese valor hasta el fin del horizonte de política, el primer trimestre del 2021.