Si bien aún es un prototipo, el Bolide ya se presenta como un postulante de fuste para ser el coche más rápido del mundo. Su motor genera una potencia de 1.850 caballos para arrastrar solo 1.240 kilos.

El fabricante de autos de alto rendimiento Bugatti presentó el Bolide, un deportivo para pista que fue calificado como el más extremo, el más rápido y el más ágil construido hasta ahora por la marca francesa.

Si bien por el momento solo es un prototipo, su presentación ya suena atrevida si se considera que por su gama han pasado dos míticos modelos entre los superdeportivos como el Veyron y su heredero actual, el Chiron.

No obstante, con este hypercar, Bugatti quiso ir más allá, exprimiendo al máximo las posibilidades tanto de potencia como de peso para crear finalmente el Bolide.

Sus especificaciones ya son asombrosas. El superdeportivo ostenta un motor 8.0 W16 que eroga, según la marca, 1.850 caballos de potencia. Este registro resulta más impresionante si se considera que su peso alcanza solo los 1.240 kilos.

Esto quiere decir que cada caballo de potencia del Bolide tendrá que mover solo 0,67 kilos de peso, lo que significa una relación peso/potencia descomunal.

De ahí que especialistas del mundo motor no descartan que de cumplir estas especificaciones, la nueva bestia de Bugatti podría superar sin problemas la barrera de los 500 km/h. Hasta ahora el único auto de producción que ha roto ese registro es el SSC Tuatara, récord que está por ser reconocido de manera oficial.

La marca francesa dijo durante la presentación del Bolide que sus prestaciones están “al nivel de un Fórmula 1” y que está preparado para superar el reciente registro del Tuatara.

El desarrollo de este prototipo comenzó luego que el presidente de la marca, Stephan Winkelmann, retó a los empleados de la firma para que fueran más allá de los límites alcanzados con el Chiron Super Sport 300+ que ostentó el récord }de velocidad hasta la llegada del Tuatara.

Hasta ahora no se conoce a ciencia cierta cuáles son los planes de Bugatti para este salvaje prototipo, pero no se descarta que sea parte de una edición limitada.

Su solo diseño, agregan medios de prensa, da cuenta que este coche está a otro nivel. Con líneas afiladas hasta el extremo y una cuidada aerodinámica para rendir a alto nivel en trazados cerrados, este auto promete máxima velocidad.

De hecho en los simuladores este hypercar francés ha completado el circuito de Le Mans en tan solo 3’07″1 y el “infierno verde” de Nürburgring-Nordschleife en 5’23″1, lo que no es menor si se considera que el el récord absoluto del Porsche 919 Hybrid Evo es de 5’19″546.

Sus dimensiones exteriores también impresionan, ya que su anchura es de 1,99 metros, mientras que apenas se eleva 995 milímetros del suelo y cuenta con una distancia entre ejes de 2,75 metros.

Tal como ocurre con los autos de carreras LMP1, los ocupantes abren las puertas delanteras en diagonal hacia arriba y se sientan en un borde del coche para poner sus pies en el interior y así poder ingresar. Pese a lo enredado que suena, Bugatti aseguró que el procedimiento de “acople” es rápido y fácil.

Fuente: Emol.com