El desarrollo de un nuevo tipo de rectenna permitiría cargar varios dispositivos con la energía que recolecta del ambiente.

Investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) lograron convertir las ondas del WiFi en electricidad utilizable para alimentar distintos tipos de aparatos. El equipo del MIT indicó que esta electricidad podría alimentar aparatos relacionados con la internet de las cosas, dispositivos médicos, portátiles, entre otros.

Los instrumentos que convierten las ondas electromagnéticas de corriente alterna (AC) en electricidad de corriente continua (CC) son conocidos como rectennas. Un nuevo tipo de rectenna usa una antena de radiofrecuencia (RF) para capturar las ondas electromagnéticas, lo que incluye aquellos que llevan WiFi como formas de onda AC, precisaron los investigadores en el artículo de la revista Nature.

Según consignó Fayerwayer, el profesor Tomás Palacios, explica que esta nueva tecnología se podría aplicar a grandes áreas y que este será el futuro de la carga energética. En tanto, la señal de WiFi es de 150 microwatts y con ella se ha podido generar 40 microwatts de energía.

Con todo, este avance podría evitar el uso de baterías de litio, puesto que recolecta energía del ambiente.