Durante este periodo, en el que muchas personas permanecen sentadas largas horas o simplemente disminuyeron su actividad física, el aumento de peso podría oscilar entre tres y cinco kilos.

El estado de emergencia ocasionado por el coronavirus ha puesto al mundo entero en un estado de confinamiento con el fin de evitar el contagio y propagación del virus, ocasionando además de posibles problemas de estrés, ansiedad y depresión, un aumento de peso, situación que puede poner en riesgo la salud.

La Sociedad Española de Obesidad (SEEDO-SEO) hace las siguientes recomendaciones con el fin de evitar subir de peso durante el periodo de confinamiento:

Planificar los menús semanalmente:

Mantener el peso y evitar posibles cuadros de alimentación deficientes son los objetivos a lograr durante el aislamiento. Es así como la planificación de los menús es un buen método para que a diario se consuman alimentos variados y nutricionalmente saludables.

“Hoy más que nunca, por nuestra salud, es necesario establecer un plan estructurado de orden de comidas, menús saludables y práctica de ejercicio físico a la que hay que sumar a los más pequeños de la casa ya que los niños son uno de los colectivos que ha experimentado una disminución más brusca de su actividad física debido al confinamiento” expresó Francisco Tinahones, presidente de la Sociedad Española de Obesidad.

Además de ello, la organización recomienda beber agua y consumir a diario al menos dos raciones de verduras y hortalizas, bien como plato principal o como guarnición, señalando que se puede optar por congelar los alimentos para mantenerlos frescos, esto con el fin de evitar salir frecuentemente a la calle a adquirir productos.

El consumo de legumbres por su tiempo de almacenamiento largo (sean en su opción cruda o pre-cocinada) y su buen aporte nutricional, también está en la lista de recomendaciones. Estas, señalan, pueden ingerirse al menos tres veces por semana como plato principal o acompañamiento, generando así más opciones para hacer el menú semanal de comidas.

default

Con respecto a las proteínas, la organización señala que el pescado y las carnes blancas son las mejores opciones, limitando así el consumo de carne roja a una vez por semana.

Para el postre, ha resaltado la importancia de optar por la fruta que además de ser nutritiva, algunas de ellas, como las mandarinas, las manzanas, las peras o las naranjas, tienen períodos de almacenamiento relativamente largos, evitando una vez más, salir a proveerse de alimentos.

Realizar actividad física a diario por lo menos durante una hora:

Hacer de forma regular una actividad física es una práctica muy beneficiosa para la salud tanto física como mental, por ende la importancia de dedicar un momento del día a realizar ejercicios que no solo contribuyan a mantener el peso y un estado físico estable, sino que también aporten al bienestar mental.

default

Realizar ejercicios es una buena herramienta para promover sensaciones de optimismo en medio del confinamiento, una circunstancia que ocasiona en muchos, incertidumbre, y por lo tanto mayores índices de ansiedad.

Es importante resaltar que las personas que no estén acostumbradas a realizar ejercicio o que lleven un período largo de inactividad física, deben realizar estas actividades de manera progresiva, esto con el fin de evitar lesiones o posibles descompensaciones.

“Durante todo este tiempo que deberemos permanecer en nuestras casas es fundamental intentar alejar la comida como método de distracción y sólo lo lograremos manteniendo una rutina de actividades. El sofá es el peor aliado para la obesidad ya que implica menos actividad física y muchas veces picoteo y consumo de productos y bebidas poco saludables. Mantener la mente ocupada es el mejor remedio para no dejarse llevar por la ansiedad que puede originar el aislamiento”, resaltó Tinahones.