Para los créditos hipotecarios, marzo llegó con un freno en el alza de tasas que marcó a los últimos meses, además de una incipiente flexibilización en los plazos de pago. Así lo destaca un análisis de El Mercurio, que destaca cierta normalización en un mercado aún cauto debido a la alta inflación, la incertidumbre local y los conflictos externos.

Según expertos inmobiliarios, las tasas hipotecarias han seguido subiendo, pero a menor velocidad de la esperable dadas las alzas a la tase base decretadas por el Banco Central. En cuanto a los plazos, “ha ido aumentando de los 15 a los 20 años en promedio”, valoró Martín Campos, analista de negocios de ComparaOnline.

En ese contexto destaca la arremetida en el sistema financiero de los créditos con tasa mixta. Estos productos ofrecen una tasa menor a la del mercado durante los primeros años de pago del dividendo, la que luego se va ajustando según las fluctuaciones futuras. A la vez, los bancos han relajado exigencias profesionales para evaluar clientes, enfocándose más en la antigüedad laboral, historial crediticio y capacidad de endeudamiento.

“Las entidades financieras tradicionales están tendiendo a flexibilizar las condiciones para pedir créditos hipotecarios. Esto se percibe mayoritariamente en los plazos de otorgamiento del financiamiento en las últimas semanas: vemos que algunos bancos están llegando a 25 años, dependiendo de perfil de riego de la persona”, añadió Víctor Danús, gerente general de ProUrbe.