La diverticulitis es una condición gastrointestinal que afecta principalmente al intestino grueso, más conocido como colon.

Los divertículos son sacos que se forman en sus paredes externas, no son necesariamente malos y suelen aparecer a partir de los 40 años. El problema comienza cuando se inflaman o se infectan.

Según Clínica Mayo, el 25% de los casos podría desarrollar complicaciones, como abscesos (acumulación de pus), obstrucción intestinal, o incluso podría sufrir de una peritonitis, una emergencia médica que necesita de atención inmediata.

El tratamiento variará dependiendo de la gravedad con la que se presente la enfermedad. Según el sitio Manual MSD, la condición puede mejorar solo con reposo o dieta líquida, mientras que otros deben recurrir a antibióticos o cirugía. 

¿Cuáles son los síntomas?

Por lo general, este síndrome se caracteriza por provocar dolor o mayor sensibilidad al tacto en la parte inferior del abdomen. Este dolor se puede mantener por varios días.

Clínica Mayo indica que otros síntomas que ocurren con la diverticulitis son:

  • Náuseas y vómitos
  • Fiebre
  • Sensibilidad abdominal
  • Estreñimiento o diarrea