El modelo presenta la confianza distribuida como uno de sus principales atributos, de manera que se sustituye la centralización y se aumenta la seguridad de la plataforma.

En Chile la “cadena de bloques” ya está siendo implementada por algunas entidades como la Bolsa de Comercio de Santiago en su sistema de ventas cortas.

A fines de 2017, un conjunto de empresas y profesionales ligados a la tecnología fueron convocados por el Ministerio de Economía para tener una conversación en torno al blockchain y sus potenciales ámbitos de aplicación. En consecuencia, se armaron seis grupos de trabajo clasificados en: identidad digital, industria financiera, salud, comercio y logística, energía, y sistemas registrales (conservador de bienes raíces, notarios, registro de vehículos motorizados, etcétera).

Una de las entidades participantes de esta iniciativa público-privada, la Asociación de Empresas Chilenas de Tecnología (Chiletec), compartió con Información de Mercados los detalles de esta tecnología y sus referencias.

Según el presidente de Chiletec, Marco Zúñiga, es importante discutir de blockchain en Chile porque es el momento para tener estas conversaciones como país. “No tiene sentido sentarse a conversar del blockchain en cinco años más. Sí tiene sentido hacerlo hoy”, señaló.

La denominada “cadena de bloques” es una tecnología basada en mecanismos de criptografía avanzada que consiste un sistema de registro descentralizado para gestionar una base de datos de transacciones para una comunidad o red.

“Blockchain permite consensuar un registro único con la versión histórica de transacciones efectuadas por los distintos participantes en la comunidad, que son válidas según reglas definidas también de forma consensuada. La información generada es compartida entre todos y cada uno de los participantes de la red. Estos participantes a quienes se les comparte la información se les denomina “nodos” o “mineros” y corresponden a todos aquellos servidores conectados a la red blockchain correspondiente, en los cuales se deposita la información generada”, informó.

La base del blockchain es un gran ledge o libro de contabilidad que crece constantemente. En ese libro, que es la cadena de bloques, cada vez que se agrega un bloque el resto de la red debe confirmar la operación, explicó Zúñiga.

Blockchain corre principalmente en servidores que están en la nube o se pueden instalar. Estas son plataformas, similares a las de bases de datos, pero que hoy proveen otros servicios adicionales que son básicamente el tema de manejo de las transacciones.

Para simplificar, es una tecnología que complementa muchas de las otras tecnologías que están disponibles. Y permite implementar en forma simple, sistemas que previamente eran mucho más complejos de implementar.

El cuidado debe estar en los usos que se pretenden dar a esta tecnología. “Por ejemplo, se ha tratado de expandir en exceso el uso de blockchain en muchos otros ámbitos en los que no es necesario tener blockchain. Basta con tener bases de datos distribuidas o sistemas de almacenamiento de información. No es para resolver todo”, comentó el experto.

Usos en el comercio

Así como se abren posibilidades de implementar esta tecnología en distintos ámbitos, en Chile ya hay entidades que se están encargando de materializar el blockchain en sus sistemas y operaciones.

Como muestra un botón, “ChileCompra está implementando un piloto con la tecnología blockchain para el manejo del registro de OC y su seguimiento”, graficó Zúñiga.

Según el experto, en el comercio electrónico blockchain no reemplaza las tiendas virtuales, los procesos de compra y venta. Lo anterior va a seguir como está. Pero blockchain podría ayudar a tener un mejor registro un seguimiento de dónde está viajando un bien, dónde viene, con todo lo que es el tracking de logística. O un registro de propiedad de bienes.

Por otra parte, la Bolsa de Comercio de Santiago, anunció a mediados de junio, que ya se encuentran implementando el blockchain en su sistema de ventas cortas.

“La nueva plataforma basada en tecnología Blockchain reduce de manera significativa los tiempos y costos de los procesos administrativos asociados a la venta corta de acciones, de tal forma que dicha reducción se constituya en un incentivo para incrementar la participación de ese tipo de operaciones en el mercado accionario, las que actualmente representan el 0,7% de las transacciones en acciones en la Bolsa”, informó la entidad.

“Para el segundo semestre de 2018, la Bolsa de Santiago buscará extender esta red y pasarla a un grado empresarial donde distintas instituciones del mercado puedan crear sus propias aplicaciones sin la necesidad de crear su propia red de blockchain”, agregaron.

Próximos pasos

Según el presidente de Chiletec, el pasado viernes 3 de agosto se le entregó un documento sobre blockchain al Ministro de Economía con el resultado inicial de este trabajo de las seis mesas mencionadas anteriormente. En ese documento se identifican tres grandes elementos:

1º Cuáles son las potenciales aplicaciones que podría haber de blockchain en esas industrias específicas.

2º Una revisión de las experiencias internacionales.

3º Algunas recomendaciones de proyectos piloto indicadas en el documento.

Los próximos pasos serán lo que va a hacer el Ministerio de Economía con el tema. De acuerdo con Zúñiga, probablemente van a tomar alguno de esos proyectos, luego definirán algún liderazgo y se va a presupuestar para que se desarrollen los pilotos en Chile. Según lo informado por el experto se está decidiendo en estos días.

 Características de la “cadena de bloques”

 Transparencia: Al tratarse de una base de datos distribuida que se replica entre todos sus participantes, permite que cualquiera pueda ver y validar su contenido. Permite ejecutar una lógica pública, implementando comportamientos asociados a condiciones, activos y sus estados.

Descentralización: El modelo de aceptación de transacciones se basa en un “protocolo de acuerdos”, que los participantes en la red acuerdan. La confianza de las transacciones reside en la “Comunidad”, en un modelo de gobernanza distribuido. Esto permite agregar o eliminar miembros a la red, sin afectar el modelo de confianza.

Seguridad: La incorporación de altos estándares de criptografía, junto con el hecho de replicarse entre todos los participantes sin permitir modificaciones a la información contenida, hacen de Blockchain una red que incorpora características seguras de redundancia y consistencia histórica de las transacciones.

Flexibilidad: Es posible implementar la tecnología Blockchain sobre la base de redes tanto públicas como privadas, dependiendo del tipo de aplicación y modelo de gobernanza que se desee para la operación.

Fuente: Chiletec.