Anticipan que los inversionistas aumentarían su exposición a renta fija. Además, creen que el precio de los bonos de Metro podría verse afectado, pero de todas maneras están garantizados por el Estado.

 

Los inversionistas han tenido dos días para digerir lo que está ocurriendo en el país antes de la apertura del mercado hoy. Había dudas desde algunos sectores respecto de si este lunes abriría la Bolsa de Comercio de Santiago, pero el presidente de la entidad, Juan Andrés Camus, confirmó que -hasta el cierre de esta edición- tenían presupuestado que funcione con normalidad.

 

De todas maneras, desde el mercado proyectan una caída en los índices de la plaza. “Probablemente por el lado de la renta variable se verá que algunas acciones tendrán una caída, particularmente de los comercios que han sido impactados, principalmente de retail, y esos flujos podrían ir a parar a la renta fija, pero me parece todavía que los efectos son bastante inciertos. No descartaría que al final incluso haya más cautela de los inversionistas y se queden en caja”, dice Nathan Pincheira, economista de Fynsa.

 

Eso sí, para Sergio Tricio, gerente general de Ruvix, las bajas serán más bien generalizadas en la Bolsa. “Además del retail, acciones en mercados regulados pueden verse afectadas, como AFP, aguas, incluso bancos. El riesgo está en que se levante la posibilidad de cambiar ciertas legislaciones que sin duda pueden afectar a muchas empresas”, explica.

 

El presidente de la Bolsa dice que “los inversionistas que son menos tolerantes al riesgo, posiblemente se van a retirar, eso obviamente va a producir una posible baja en los índices, pero también dependerá de qué es lo que esté pasando en el resto del mundo, porque tampoco estamos en una isla”.

 

Además, Camus comentó que es probable que en los próximos días haya volatilidad, pero todo dependerá de cómo siga el diálogo en el mundo político.

Dólar

 

No sólo la Bolsa tendrá un efecto por los incidentes: desde el mercado estiman que el dólar subirá. “Por el lado del tipo de cambio, hoy son principalmente los drivers externos los que están moviendo la paridad, (pero) uno podría suponer que dado que hay un poco más de incertidumbre y mayor percepción de riesgo, nuestra moneda debería depreciarse si es que no ocurre nada adicional”, explica Pincheira.

 

Tricio comparte esa visión

 

“Es difícil estimar (cuánto), ya que dependerá de cómo amanezcan los mercados internacionales también. Pero podría subir fácilmente entre $5 a $10”, comenta.

 

Renta fija

 

Si es que llega a haber un alza en el tipo de cambio, David López, de Ameris, dice que esto reflejaría mayor riesgo país e incertidumbre, “lo que eventualmente moverá las tasas, spreads, bolsa, así como expectativas de inflación pueden verse modificadas a medida que el tipo de cambio reaccione a esto”.

 

López dice que al ser un evento que no se ha visto en las últimas décadas en el país, tiene un desconocido desenlace y desarrollo en los mercados, por lo que habrá que esperar a ver cómo se lo toman los inversionistas.

 

Pincheira dice que probablemente haya mayor apetito por papeles más seguros. López comenta que hay algunas variables a tomar en cuenta: las tasas base probablemente verán movimientos, spreads corporativos pueden verse afectados por mayor apreciación del riesgo en la economía, con foco en los más high yield relacionados al retail o transporte, o sensibles a los actos.

 

Adicionalmente, López detalla que los bonos de Metro son de buena clasificación de riesgo y en su gran mayoría están garantizados por el Estado, pero igual podrían verse afectados en su precio “dadas las pérdidas y el menor flujo esperado y las trabas regulatorias que podrían tener en futuro”, puntualiza.

 

Fuente: Pulso