El IPC del sexto mes del año retrocedió 0,1% ante la “significativa caída de la demanda interna” debido a las restricciones derivadas de la pandemia, analizaron los expertos.

“La inflación sigue siendo muy baja y las proyecciones apuntan a que continuará a la baja en los próximos meses, lo cual en parte es reflejo de la debilidad de la demanda interna”, tuiteó el ministro de Economía, Lucas Palacios, luego de que el INE publicara que el IPC cayó un 0,1% en junio. 

Así, según informó esta mañana la entidad estadística, la inflación en el país acumulada a 12 meses cayó a 2,6% y en lo que va del año el dato registra una variación de 1,2%. Respecto a las expectativas, el IPC se ubicó por debajo de lo que esperaba el mercado (0%).

Tras el IPC de -0,1%, los analistas de Banco Santander comentaron que con la cifra “se afianza una tendencia desinflacionaria, motivada por la debilidad de la demanda interna, un dólar estable y algunos precios que no varían, ya sea por temas regulatorios como por aspectos metodológicos”. 

Lo anterior, dado que el INE debió imputar precios donde no los pudo obtener por los métodos habituales debido a las medidas de confinamiento por el covid-19.

“Hacia adelante prevemos que la inflación continuará débil e irá descendiendo hacia valores inferiores a 2% en la primera parte de 2021”, proyectaron desde Santander. “La débil demanda interna restará presiones, lo que será parcialmente compensado por la previsible alza en los precios de los combustibles, en línea con la recuperación del precio del petróleo de las últimas semanas”.

 Desde Inversiones Secutiry, el gerente de Macroeconomía, César Guzmán, destacó que “si bien el IPC se ubicó por debajo de lo esperado, el diagnóstico es el mismo de los últimos meses: la debilidad de la demanda está afectando a algunas divisiones de la canasta, lo que está siendo contrarrestado por alzas en alimentos”.

De hecho, entre las acotadas divisiones que consignaron alzas en junio, sobresalió la de Alimentos y Bebidas no alcohólicas, la cual escaló 0,3% e incidió 0,061 pp. en el indicador general. 

“Si bien en los últimos meses el IPC estuvo cercano a cero por un alto nivel de imputación, ese panorama podría cambiar en la medida que se vayan flexibilizando las restricciones a la movilidad. Mirando hacia adelante, seguimos considerando más de inflación que el mercado en el segundo semestre, debido a que proyectamos que los combustibles pasarán de tener una incidencia negativa a una positiva, junto con una normalización en la toma de precios a partir de julio”, analizó Guzmán. 

Por su parte, el subgerente de Estudios de Econsult, Mauricio Carrasco, expuso que “el registro de junio vuelve a señalar en la dirección de presiones inflacionarias ausentes, y más bien refrenda la idea de un escenario con marcadas presiones desinflacionarias durante los próximos meses, configurada por la significativa caída de la demanda y consecuente ampliación de las holguras de capacidad de la economía”.

“La inflación de alimentos se mantiene por sobre el 6% anual, compensando parcialmente la caída de la inflación total, situación que podría sostenerse en el corto plazo dada la coyuntura”, detalló. En definitiva, indicó el experto, “el dato conocido hoy refrenda nuestro escenario de marcadas presiones a la baja en inflación, lo que llevaría al índice de precios a cerrar el año por debajo del piso del rango meta del BC este año, más cercano al 1,5%”. 

Felipe Berger, economista de Libertad y Desarrollo, comentó ante el IPC de junio que “la variación negativa, al igual que en el mes de mayo, “es una excelente noticia para el abatido bolsillo de los chilenos, en el sentido que la Unidad de Fomento bajará en $28,7 durante el siguiente mes, con la consiguiente disminución del gasto financiero”. 
Respecto a la metodología de imputación que ha tenido que aplicar el INE debido a la dificultad para recolectar algunos precios de la canasta del IPC, indicó que “en general la imputación para el mes de junio 2020 representa un 26,9% del total de las observaciones, que, a pesar de representar un aumento frente a meses anteriores, se encuentra en el rango promedio de los países OCDE permitiendo realizar un cálculo robusto del índice”.

Fuente: Emol.com