Hasta US$ 55 millones anuales se podrían generar con el gravamen en Nueva Zelanda.

Por sus grandes ingresos, pero bajas responsabilidades fiscales los gigantes tecnológicos como Google y Facebook deberán pagar un nuevo impuesto en Nueva Zelanda, anunció hoy el gobierno de ese país.

Los cambios estarían impulsados por la necesidad de cerrar la brecha y establecer un sistema fiscal más justo para contribuyentes individuales y multinacionales, consignó Publimetro.

Los impuestos a las compañías de internet multinacionales irían entre 2% y 3% de los ingresos que generan en Nueva Zelanda, una tasa similar a la aplicada en otros países, mientras que su implementación podría ser el próximo año.

Según informó el medio, el ministro de Ingresos, Stuart Nash, señaló que Nueva Zelanda seguirá trabajando con la Organización para la Cooperación y Desarrollo Económicos (Ocde) para encontrar una solución internacional a los problemas de gravar a las grandes compañías de internet, pero que el país no se quedará a esperar. “La Ocde puede ser bastante lenta”, dijo.

Según los cálculos del gobierno de Nueva Zelanda, con el nuevo impuesto se podría generar hasta 80 millones de dólares neozelandeses (unos US$ 55 millones) anuales.