A diferencia de Falabella o Cencosud, Ripley no cuenta en su holding con tiendas físicas de mejoramiento para el hogar y tampoco tiene en su portafolio supermercados -que han demostrado ser una buena fuente de liquidez en momentos en que el retail ha permanecido cerrado”

La cadena ligada a las familias Calderón inició hace algunos meses una arremetida en la venta de estos productos en su página web.

“Hemos ido progresivamente sumando nuevas categorías como licores, farmacia y supermercados y, dada la contingencia generada por la propagación del Covid-19, hemos sumado en las últimas semanas nuevas categorías sobre la base de las necesidades de los clientes. Además, decidimos tomar una serie de iniciativas que pongan a la plataforma Ripley.com y nuestra cadena logística a disposición de las personas”, comentan desde la empresa.

De esta forma, recientemente la firma sumó nuevos proveedores de alimentos y creó una sección llamada “Despensa”, en la que venden alimentos no perecibles, como aceites, conservas, lácteos, mermeladas, chocolates y pastas. A esto se suman las secciones de ferretería y salud.

La diversificación de Ripley hacia la venta online de productos distintos a los que habitualmente comercializa en el retail se inició el año pasado, cuando comenzaron a vender productos gourmet, pero a raíz del coronavirus esta estrategia se ha profundizado.

“Dada la contingencia, ampliamos la oferta a artículos de despensa, con alimentos no perecibles y productos de limpieza. Aquí estamos enfocados en packs promocionales”, indican en la empresa y agregan que “Mercado Ripley nos ha permitido ampliar nuestro catálogo de productos, y al mismo tiempo, les entrega a los proveedores una vitrina que tiene más de un millón de visitas diarias para comercializar sus productos”.

En la compañía remarcan que actualmente están aprovechando al máximo la cadena logística. “Al ser un marketplace omnicanal, podemos realizar el despacho desde las tiendas, lo que nos permite llegar más rápido. Además, estamos trabajando con operadores que entregan los productos directamente desde los sellers a nuestros clientes finales”.

La analista de Bci Corredor de Bolsa, Camila Cousiño, considera “sumamente relevante que la compañía continúe potenciando el canal online”, aunque aclara que éste “no alcanzaría a compensar las ventas físicas”.

Fuente:La tercera.com