Así lo señaló el líder de la organización chilena que recientemente fue reconocida por un medio estadounidense como una de las 20 empresas tecnológicas más prometedoras de Latinoamérica, destacando -entre otras cosas- su “profundo sentido social”.

En un mundo diverso y heterogéneo pareciera redundante hablar de inclusión en las organizaciones, pero lo cierto es que -según señalan los expertos- falta mucho por avanzar en esta materia, puesto que aún existen importantes sesgos en materia de procesos de selección, homogeneidad en los cargos de alta dirección, diferencias en el ámbito de remuneraciones y carencia de políticas que promuevan la equidad en todos sus espacios.

Para el Dr. José Fernandez, gerente general de Rayen Salud, lo primero que hay que entender es que “tener un equipo diverso no significa, necesariamente, que una empresa esté promoviendo la inclusión” y, parafraseando a la activista internacional, Verna Myers, explicó que “diversidad es que te inviten a una fiesta e inclusión es que te saquen a bailar”, reforzando de esta manera la necesidad de que las organizaciones avancen en promover la inclusión “activa y sin sesgos”.

“Asegurar la inclusión y ‘cero discriminación’ en las organizaciones no sólo es fundamental para el desarrollo sostenible de ellas, sino también para inyectar talento diverso, que represente la heterogeneidad de la sociedad. Si no somos capaces de hacerlo, corremos el riesgo de ofrecer productos y servicios sesgados, que sólo atiendan las necesidades de un sector de la población, omitiendo parte relevante de la realidad”, aclaró el ejecutivo.

Sobre cómo lo está haciendo su organización, el Dr. Fernández señaló: “En Rayen Salud siempre hemos creído en la relevancia de promover la diversidad y, por tanto, hemos ido implementando políticas que aseguren la representación equitativa de los equipos. Por tanto, nos hemos ido ocupando de evitar sesgos, preferencias u omisiones, con especial atención en avanzar decididamente hacia la paridad de género, en el marco de una Industria TI que está muy retrasada, alcanzando un precario 5% de representación de mujeres en sus equipos de trabajo”.

Esta conocida empresa de Tecnología Sanitaria ha mostrado con cifras que avanzar en paridad de género es posible, alcanzando un 35% de participación de mujeres en su última medición e incorporando prácticas de selección que apuntan a seguir mejorando esta cifra y avanzar hacia una mayor inclusión y el cierre de brechas en distintos niveles. Este trabajo, que ha sido definido como un eje estratégico de Rayen Salud, es uno de los ámbitos de su “profundo sentido social” que destacó la revista estadounidense CioReview Magazine, situándola entre las 20 empresas tecnológicas más prometedoras de Latinoamérica del 2021.

“Dentro de nuestra dotación, por ejemplo, tenemos colaboradores y colaboradoras con discapacidad física, de la diversidad sexual, de la población migrante, de los pueblos originarios, de diferentes regiones y, por supuesto, de distintas edades y generaciones. Esta heterogeneidad de pensamientos, vivencias y realidades ha contribuido, también, a que vayamos consolidando una visión mucho más amplia y representativa para el desarrollo de soluciones tecnológicas y la prestación de servicios de acompañamiento a los proyectos de TI que den cuenta de las diversas realidades del país. Pero esta conformación de equipo no se da de manera natural, como uno quisiera; por lo que, para lograrla, hemos tenido que generar distintas políticas y procedimientos para asegurar la inclusión y la no discriminación en los procesos de selección”, añadió el Dr. Fernández.

Los próximos desafíos de Rayen Salud para seguir fortaleciendo la inclusión dentro de su equipo

Esta empresa -especializada en Informática Clínica- se ha ocupado de trazar una línea de trabajo en materia de inclusión, que apunta a resultados concretos en su organización, a la promoción de este propósito a nivel gremial y a la constante medición de sus resultados, de manera objetiva.

En adelante, según nos comenta su gerente general: “Seguiremos fortaleciendo nuestra cultura de Inclusión y Cero Discriminación, con un compromiso adicional e irrestricto por promover la Paridad de Género en la Industria TI, con nuevas políticas y procedimientos que den resultados reales y a corto plazo, en una constante medición de nuestros resultados, de la mano del Índice de Paridad de Género (IPG) del Ministerio de la Mujer, con el que hace un tiempo firmamos un compromiso por avanzar de manera transparente y colaborativa en este desafío común”.  

Del mismo modo, el Dr. Fernández adelanta: “A fines de este año, participaremos por primera vez en ‘Equidad CL’, un programa global de equidad laboral, impulsado por Human Rights Campaign y Fundación Iguales, que levanta año a año un diagnóstico sobre metodologías y mejores prácticas para la inclusión de talento LGBTQI+ en las empresas de Chile, México y Estados Unidos. Para ello, estamos trabajando arduamente para formalizar protocolos, políticas, capacitaciones e instancias de organización interna para asegurar la plena equidad para la comunidad LGBTQI+ en Rayen Salud”. Finalmente, el ejecutivo de Rayen Salud concluyó: “La inclusión es parte de nuestros ejes estratégicos como organización y, por tanto, seguir avanzando en ella no es sólo una buena intención, sino un compromiso con nuestros colaboradores y colaboradoras, con nuestros clientes y con todo aquel que nos considere como modelo a seguir, para iniciar su proceso de formalización y estructuración de estrategias de inclusión y cero discriminación. Todo esto, además, porque estamos seguros de que cada acción que impulsemos con este norte tiene un profundo impacto social y un alcance que trasciende a nuestro equipo de trabajo”.