Pagar por productos o servicios es algo que forma parte del día a día de las personas. Gracias al avance de la tecnología contamos con diversos medios de pago digitales que, además de aportar mayor seguridad, democratizan la banca. Es en ese escenario que nuevas tecnologías se posicionan con firmeza dentro de las tendencias para realizar pagos a través de dispositivos móviles. 

En los últimos años se ha hablado mucho sobre la transformación de los pagos digitales y cómo se masifican, teniendo en cuenta que el uso de dinero en efectivo es cada vez menos práctico y más inseguro. Esta evolución ha vivido un boom en el continente asiático, específicamente en países como China e India, donde se observan fenómenos similares a los de nuestro país: un bajo nivel de clientes bancarizados y una alta penetración de smartphones. 

La Superintendencia de Bancos e Instituciones Financieras de Chile (Sbif), estima que, eel paísel grueso de la población adulta (97%) tiene acceso a algún producto financiero. Sin embargo, solamente un tercio de ellos tiene acceso simultáneo a productos de crédito, ahorro y administración del efectivo.  

Como una manera de cambiar esta situación surgieron con fuerza hace un tiempo las tarjetas de crédito de prepago. “Las tarjetas de prepago democratizan la compra, poseen un bajo riesgo de fraude y en cierta medida, contribuyen a la disminución del plástico. Hoy todas las empresas están habilitadas para lanzar al mercado una tarjeta de crédito prepago con foco en bancarizar a todos aquellos que no poseen tarjetas bancarias y se encuentran un tanto ajenos al mercado”, comenta al respecto Carlos Hermosilla, subgerente de Outsourcing de Procesos de Negocios de Adexus. 

La transición a medios de pagos móviles es una realidad dada por el desplazamiento de las personas hacia plataformas online como también por la incorporación de smartphones, celulares y dispositivos móviles en general. Esto ha provocado la adaptación de los bancos y la búsqueda de nuevos productos y servicios personalizados a través de múltiples canales. Especialmente, el uso del smartphone está tomando gran potencia con Near Field Communication – sus siglas en inglés NFC – o comunicación de campo cercano, es una tecnología de comunicación inalámbrica, de corto alcance y alta frecuencia que permite el intercambio de datos entre dispositivos, o con el uso del código QR, código de barras bidimensional cuadrada que puede almacenar los datos codificados, para permitir el pago presencial sin contacto. 

“Algunas de las tecnologías que se incorporan dentro de los pagos móviles es Near Field Communication o conocido por sus siglas en inglés como NFC. Su tecnología permite la comunicación a corta distancia entre dos dispositivos electrónicos de manera inalámbrica. Actualmente hay muchas marcas, bancos y organizaciones que lo han incorporado a su modelo de negocio, lo que se ha traducido en importantes avances en los métodos de pago contactless y móvil basados en esta tecnología”, explica el ejecutivo de Adexus.