Con una inversión superior a las 8.000 millones de pesos, se pretende evitar una situación similar a la vivida en el 2010. Esta barrera está compuestas por árboles de rápido crecimiento y que sean capaces de vivir en un ambiente de agua salina.

En Constitución se está llevando a cabo la segunda etapa del proyecto Parque de Mitigación Fluvial, que consiste en la plantación de 287 especies diferentes de árboles que actúan como una barrera natural para proteger la ciudad en caso de tsunami. Un proyecto único en Sudamérica que pretende evitar lo sucedido el recordado 27F, donde cientos de casas y vidas fueron arrazadas por el mar, el cual se desbordó por el río Maule.

El parque será financiado por el Serviu de la región, una inversión equivalente a 8.500 millones de pesos. Dentro de este monto están consideradas: una extensión de 20 hectáreas, 383 luminarias led, 59 bancas y 8.000 m2 de aceras de hormigón, además de las 287 especies de árboles que cumplen con determinadas características, como ser de rápido crecimiento y que puedan vivir en el borde costero.

El objetivo de la barrera de árboles es que se produzca un “efecto palitroque” para que la fuerza del mar se disipe en caso de tsunami, lo cual se complementa con unas colinas de metro y medio de altura. El Parque de Mitigación Fluvial es el proyecto central del Plan de Reconstrucción Sustentable de la zona, planificación elaborada posterior al terremoto y posterior tsunami ocurrido el 27 de febrero del 2010.