El crecimiento de las tecnologías augura un 2020 de mejoras en la precisión y la rapidez de diagnósticos. Además, podrá adecuarse a la movilidad de los pacientes, y asegurar una participación activa de sus propios cuidados. 

 La relación entre la tecnología y la salud trae consigo, generalmente, oportunidades de mejora para quien necesita una intervención o quizás un examen de rutina. Por esto, los avances son cada vez más prometedores e intuitivos, entregando al paciente la posibilidad de un mejor cuidado y vida. 

 El 2019 fue un año de confirmación de estos avances, pero el 2020 podría elevar sus incidencias, con tecnologías al alcance de la mano o con la inmediatez que ciertos casos necesitan. Para el TyN Magazine,  la inteligencia artificial (IA), los dispositivos de realidad aumentada y virtual y la medicina de precisión “han pasado de ser experimentales a capacidades que tienen la esperanza de mejorar la atención médica en la nueva década”.  

 Inteligencia artificial  

 De acuerdo con el portal, la inteligencia artificial es un área de “tecnología emergente”, con un gran potencial para “impactar positivamente” en la medicina en la próxima década. De hecho, cierta estimaciones vaticinan que la IA en el mercado de atención médica crezca en todo el mundo anualmente más del 50 por ciento, “llegando a más de $ 127 mil millones para 2028”. 

 Robert Wachter, MD, presidente del Departamento de Medicina de la Universidad de California-San Francisco, asegura que los algoritmos de IA y el aprendizaje automático “se están desarrollando hoy para ayudar a los médicos a examinar rápidamente los grandes datos”. Esto, entre otras cosas, servirá “para diagnosticar enfermedades de forma temprana y determinar las mejores opciones de tratamiento para los pacientes”. 

 Herramientas digitales de salud 

 Los médicos están buscando integrar las nuevas tecnologías a las prácticas médicas “para comprender y manejar mejor” las enfermedades crónicas fuera del entorno clínico. Por ello, se estima que la monitorización remota del paciente mediante el uso de dispositivos conectados, portátiles, sensores o rastreadores serán las plataformas más usadas para recopilar datos de salud.  

 Incluso, esto abre la posibilidad no sólo para el trabajo de médicos, sino para la participación del paciente, lo que facilita el manejo de la enfermedad y su participación activa en el cuidado. 

 Tecnología de imagen 

 En este apartado, existen “altas expectativas”, según TyN Magazine. “Las mejoras significativas en el intercambio de información clínica de los pacientes deberían hacerse realidad en la década de 2020”, señalan. 

 Detalla que la promesa de imágenes radiológicas en la atención médica en la próxima década no se verá limitada por limitaciones tecnológicas. Esto porque  las resoluciones están aumentando y las opciones de visualización se ampliarán para incluir la visualización tridimensional, así como la realidad aumentada y virtual. 

 Intercambio de datos e interoperabilidad 

 Para TyN Magazine, las mejoras significativas en el intercambio de información clínica de los pacientes experimentará una variedad de factores que “la harán realidad en la década de 2020”. 

 Entre estos, dicen, destaca la maduración del estándar de Recursos de Interoperabilidad de Atención Médica Rápida (FHIR). Se espera que la adopción generalizada de FHIR, un sistem de intercambio de datos médicos, facilite esa relación de la información “en todo el universo sanitario”. 

 Medicina de precisión 

 Y finalmente, otro elemento con el que se espera encontrar en el 2020 es el reemplazo del enfoque único de atención médica, por un enfoque personalizado de la medicina,  “que se centre en las personas, brindando a los médicos y pacientes acceso al tipo de información necesaria para crear programas personalizados para tratar un variedad de enfermedades”. 

 Explica el portal que “todo lo que se requiere para utilizar la genómica en medicina de precisión es asegurar que las piezas críticas se distribuyan y adopten de manera más uniforme”.  

 “La genómica clínica puede no ser sinónimo de medicina de precisión, pero sin duda es uno de los componentes clave que están ayudando a los profesionales a cumplir su promesa”, señala John Halamka, MD, CIO del Centro Médico de Beth Israel Deaconess y jefe de su Centro de Exploración de Tecnología de Salud.