A través de “medidas y proyectos concretos”, el presidente de la CChC, Patricio Donoso, detalló que el programa considera una inversión total de US$22.600 millones.

Crear 600 mil puestos de trabajo directos e indirectos en un periodo de tres años (240 mil en 2020, 360 mil en 2021 y 2022) es la meta central del llamado “Plan de Empleo y Reactivación” presentado este lunes por la Cámara Chilena de la Construcción (CChC), que busca ser un “aporte del gremio ante el urgente desafío de crear fuentes laborales y reimpulsar la economía cuanto las condiciones sanitarias lo permitan”. 

Así, la propuesta expuesta por Patricio Donoso, presidente del gremio constructor, contempla además otros dos objetivos: satisfacer demandas sociales asociadas a vivienda, equipamiento urbano e infraestructura, y abordar problemáticas urgentes, como es la crisis hídrica que afecta al país. Todo, a través de un impulso a la inversión y un estrecho trabajo colaborativo entre el sector público y privado.

“El país está viviendo una severa crisis económica y una acelerada pérdida de puestos de trabajo, frente a lo cual nuestra industria puede jugar un rol de contención y reactivación muy importante”, dijo Donoso. 

De hecho, agregó, “en esta propuesta identificamos medidas y proyectos concretos –de rápida ejecución, tanto del área de vivienda como de infraestructura– que sin duda ayudarán a materializar el Plan de Emergencia acordado la madrugada de este domingo por el mundo político. Eso es lo que hoy se necesita y es lo que precisamente queremos aportar con este Plan”. 

Donoso explicó además que, si bien este pone énfasis en el corto plazo, se decidió considerar un horizonte de tres años dada la experiencia de las crisis pasadas. “Por ejemplo, tras la crisis del ’81 se necesitaron cuatro años para volver a alcanzar los niveles de empleo que había antes de esta y tres años en el caso de la crisis de 1999. Es decir, se va a necesitar, más que un impulso inicial, un esfuerzo sostenido para dejar atrás la actual crisis que estamos viviendo”, recordó Donoso.

En este contexto, la propuesta del gremio contempla para el trienio una inversión total de US$22.600 millones, considerando US$10.290 millones de inversión pública y US$12.310 millones de inversión privada. 

Propuesta en Vivienda y Ciudad: 

La CChC propone la creación de 495 mil empleos directos e indirectos entre 2020 y 2022, al mismo tiempo que mitigar los problemas de déficit habitacional, allegamiento y proliferación de campamentos. Lo anterior, por medio de las siguientes iniciativas: 

• Crear 271.000 empleos (118.000 directos y 153.000 indirectos) mediante la construcción en condiciones especiales de 90.000 viviendas de integración social y territorial asociadas al Programa DS 19, para activar de inmediato la oferta ya disponible. 

• Crear 135.000 empleos (61.000 directos y 74.000 indirectos) mediante la resolución de incertezas que afectan a 45.000 viviendas ya autorizadas, pero cuyas obras no se han iniciado. 

• Crear 40.000 empleos (18.000 directos y 22.000 indirectos) mediante la construcción de 5.000 viviendas de un plan piloto de “Arriendo Protegido” en terrenos fiscales.

 • Crear 30.000 empleos (17.000 directos y 13.000 indirectos) mediante la entrega en condiciones especiales de 20.000 nuevos subsidios para mejoramiento de viviendas y barrios. 

• Crear 19.500 empleos (8.500 directos y 11.000 indirectos) mediante la construcción en condiciones especiales de 10.000 viviendas para sectores vulnerables en zonas de mayor déficit habitacional.

 Para lo anterior, se considera una inversión total de US$9.600 millones, con US$7.500 millones de inversión privada y US$2.100 millones de inversión pública.

Propuesta en Infraestructura:

 Esta medida considera una inversión total de US$13.000 millones, con US$4.810 millones de inversión privada y US$8.190 millones de inversión pública. Tiene por objetivo generar 104.200 empleos directos e indirectos considerando: 

• Crear 62.400 empleos (17.830 directos y 44.570 indirectos) mediante la construcción de 331 proyectos para mejorar movilidad urbana e interurbana, lo que considera pavimentación de caminos rurales, mejoramiento y ampliación de vías existentes y construcción de carreteras y puentes, entre otros.

  • Crear 18.000 empleos (5.100 directos y 12.900 indirectos) mediante la construcción de 224 proyectos para aumentar la disponibilidad de agua en el país, como sistemas de agua potable rural, alcantarillado, captación de aguas lluvias, mejoramiento de canales, embalses, etc. 

• Crear 17.900 empleos (5.100 directos y 12.800 indirectos) mediante la construcción de 5 proyectos de las áreas de Minería y Energía, por medio de ampliaciones mineras, línea de transmisión eléctrica, construcción de plantas de energías renovables, etc. 

• Crear 5.900 empleos (1.700 directos y 4.200 indirectos) e incorporar 423 nuevas camas al sistema hospitalario mediante la ejecución de 105 proyectos relacionados con reparación y construcción de consultorios, servicios de atención primaria de urgencia, centros de salud familiar y hospitales. 

Los “requisitos estructurales” 

En su presentación, Donoso señaló que para lograr estos objetivos se debe cumplir una serie de “requisitos estructurales”. Entre estos, destacó la importancia de la política pública para reducir la insolvencia de las empresas, el perfeccionamiento de las relaciones contractuales y la certeza jurídica para el desarrollo de inversiones.

Asimismo, nombró la eliminación de trabas regulatorias y de burocracia, una política de estímulos a la inversión privada y a la contratación, la elaboración de una “Agenda Digital” y un plan de retorno para iniciar la reactivación basado en protocolos sanitarios, como el que ya ha puesto en marcha la industria de la construcción.


Fuente: Emol.com