Qué se come es tan importante como cuánto. Estos son algunos consejos para evitar excesos, no solo en estas fiestas sino en todo el año.

Muchos factores influyen a la hora de comer. Esta actividad, que es necesaria, debe ser planeada y no tomada a la ligera. Según la Guía práctica para aprender a comer, de la Sociedad Colombiana de Cardiología y Cirugía, seguir ciertas leyes básicas ayuda a tener una mejor experiencia con los alimentos.

1. La ley de la calidad: trate de que en su plato primen los alimentos frescos y naturales, y que contengan todos los grupos de alimentos que necesita el cuerpo -cereales, proteínas, frutas y verduras, grasas y aceites (moderados)-. La comida procesada no debería tener mucho protagonismo en su dieta.

2. Ley de la Armonía: la proporción de estos grupos de alimentos debe decidirse de acuerdo con su edad y su gasto de energía diario. Lo ideal sería que en el plato se vieran más verduras (que también contienen carbohidratos) y una proteína, según la necesidad del individuo. Las harinas pueden incluirse de vez en cuando; ahora bien si es a diario, que sea solo una. En ese caso, el plato debe estar distribuido así: 50 por ciento de verduras (con algo de grasa saludable, como aceite de oliva, aguacate, aceitunas o nueces), 30 por ciento de proteína y 20 por ciento de harina.

3. La ley de la cantidad: hace referencia a las porciones que no deben ser ni muy grandes ni muy pequeñas, sino justas para cada individuo. Hay que ajustar el ojo para ese tipo de comidas pues los colombianos son dados a querer ver el plato muy lleno y a repetir. Lo ideal es 75 por ciento de ensalada y verdura y 25 por ciento de proteína.

4. Ley de la frecuencia: gran parte de los expertos recomienda hacer cinco comidas al día: el desayuno, el almuerzo y una cena ligera. Las otras dos son refrigerios para calmar el hambre entre estos grandes momentos alimenticios. Luego de la última comida los expertos recomiendan un ayuno de 12 horas. Eso significa que luego de esa cena ligera habrá que cerrar la boca y evitar comer a medianoche.

Las porciones que no deben ser ni muy grandes ni muy pequeñas, sino justas para cada individuo

5. Ley de la conciencia: comer bien debe ser algo pensado y planeado. Por lo tanto es importante que aplique esta ley desde el momento en que va al mercado para que escoja los mejores productos. Algunas guías en este punto son: no comprar con hambre, no dejarse influenciar por la publicidad y los descuentos, y preferir siempre alimentos frescos y los carbohidratos integrales. También debe planear desde temprano lo que comerá en el día. La falta de tiempo no es una excusa, pues la gente gasta horas en los celulares, pero no en preparar un almuerzo sano.

Puede calcular qué tan saludable es su peso en plataformas como La verdad sobre su peso.