Una piel radiante, aliviar el dolor de las articulaciones, prevenir la pérdida ósea, aumentar la masa muscular y cuidar tu corazón son algunos de los beneficios que proporciona la ingesta de colágeno, la proteína más abundante del organismo.

Recordemos que es el componente principal de los tejidos que conectan varias partes del cuerpo, donde se incluyen los tendones, ligamentos, músculos y piel. Pero con el paso de los años el organismo deja de producirlo, por lo que es vital incorporar a la dieta diaria alimentos ricos en colágeno.

Hay variedad de opciones, pero según la nutricionista Isabel Gaona existen cinco alimentos que no deben faltar. A través de su blog Alimentos Ricos ofrece orientaciones sobre su consumo.

1. Carnes magras

La especialista, graduada en la Universidad de Granada (España), explica que en este tipo de carnes el “contenido en grasas no supera el 10% de sus nutrientes” y además “están compuestas casi en su totalidad por fibras musculares”.

En este grupo se encuentran los muslos y pechugas de pollo, pavo y conejo. Con el consumo de carne, el organismo dispondrá de los aminoácidos que requieren los cartílagos y articulaciones para su buen funcionamiento.

2. Pescados

Los expertos coinciden en recomendar el consumo de pescado, en especial los pescados azules. “Además de aportar los aminoácidos que ayudan a la formación del colágeno, el pescado azul es conocido por su alto contenido en ácidos grasos omega-3”, explica Ganoa.

El salmón, atún, sardinas, rodaballo, caballa, y las anchoas entran dentro de la categoría de pescados azules. No solo se puede aprovechar su carne, sino también hacer un caldo con sus huesos.

3. Lácteos

Según la dietista, “los productos lácteos ayudan en el proceso de síntesis aumentando el contenido de colágeno en el organismo”.

Destaca que la leche, yogur, queso y mantequilla se consideran alimentos beneficiosos para la piel, “ya que al ser fuente de glicina y prolina estimulan la producción de colágeno”.

Su consumo debe ser moderado por el alto valor graso que contienen, por lo que deben ser utilizados en cantidades limitadas.

4. Verduras

Una buena noticia para los amantes de las verduras es que el consumo de estos alimentos permite estimular la producción de colágeno.

“Se puede ser vegano y contar una salud colagénica óptima”, dice Isabel Ganoa. Destaca, en este grupo, a las espinacas, col, berenjenas, entre otras.

5. Soja

En este caso, la soja se destaca entre las legumbres por “ser muy rica en isoflavonas que ayudan a la formación del colágeno”. Puede consumirse en todas sus variedades: leche, yogures, harina o texturizada.

Según la experta en nutrición, “en el mundo de la cosmética se está utilizando la soja por los beneficios que aporta sobre la piel en productos contra el envejecimiento”.

*Este artículo está diseñado para informar y no pretende dar consejos o soluciones médicas. Pregúntele siempre a su doctor o especialista si tiene dudas sobre su salud o antes de iniciar un tratamiento.