En las últimas dos décadas, los datos y las tecnologías digitales han comenzado a converger con medicamentos, dispositivos y diagnósticos para crear un nuevo mercado para la salud digital. La pandemia de Covid-19 ha acelerado la demanda de administración de medicamentos conectados y dispositivos y aplicaciones portátiles para el monitoreo remoto, la participación del paciente y la adherencia.

Con acceso instantáneo a una gran cantidad de información de atención médica, existen enormes oportunidades para detectar enfermedades antes, acelerar el desarrollo de nuevos tratamientos y personalizarlos para pacientes individuales.

Las conexiones entre personas, máquinas y datos se fortalecerán aún más durante la próxima década gracias a los avances en ingeniería genética, semiconductores de próxima generación, aprendizaje automático e interfaces hombre-máquina como biosensores y aumento.

Del mismo modo, la IA, el IoT y las comunicaciones de máquina a máquina ayudarán a las organizaciones a acelerar y hacer más eficientes sus procesos de cadena de suministro y desarrollo clínico.

Este aumento en la capacidad de procesamiento y acumulación de datos representa una oportunidad de transformación para que la atención al paciente sea más precisa, predictiva, personalizada y conveniente.

Sin embargo, durante la última década, la información de atención médica ha permanecido en gran medida aislada en redes no estructuradas y ecosistemas cerrados. Dichos entornos cerrados y desconectados no solo reducen las oportunidades de obtener beneficios sinérgicos en toda la cadena de valor. También dañan los niveles de confianza y compromiso del paciente.

Una encuesta realizada por McKinsey a las partes interesadas en la salud digital encontró que el éxito requiere un enfoque integrado que brinde comodidad e impacto en todo el recorrido del paciente. Esta encuesta, así como otra publicada recientemente por el Imperial College London, identificó que para que la atención médica basada en datos tenga éxito, debe construirse sobre una plataforma de confianza. Sin embargo, la mayoría de los pacientes estadounidenses y europeos siguen sin estar dispuestos a compartir sus datos médicos con las partes interesadas en el cuidado de la salud autorizadas, especialmente las del sector privado.

Todo el potencial de la salud digital solo se puede realizar con un enfoque abierto, ético e inclusivo en el que las partes interesadas trabajen juntas en el mejor interés de los pacientes.

Cómo crear ecosistemas abiertos y transparentes que faciliten la interoperabilidad y la confianza

El desarrollo de ecosistemas seguros, transparentes e integrados requiere colaboración. Syntropy, una asociación entre Merck y el líder en software, Palantir, es uno de esos esfuerzos.

Esta entidad separada está ayudando a las organizaciones a desbloquear el potencial de sus datos de salud para acelerar la investigación y los resultados clínicos que mejoran la atención al paciente. Es importante destacar que Syntropy nunca se apropia de los datos y siempre atribuye su origen de forma transparente. Con este marco, Syntropy está trabajando con una variedad de empresas, redes de hospitales e institutos de investigación para desarrollar ecosistemas habilitados para IA para el cáncer y otras áreas terapéuticas que resuelvan problemas de investigación en tiempo real.

Cómo desarrollar un código de ética digital que pueda aumentar la confianza de los pacientes y las partes interesadas

Merck ha establecido un Código de ética digital (CoDE) para consolidar una ética sólida en torno a sus actividades de salud digital, una novedad para una gran empresa en la industria de la salud. El CoDE, basado en una década de aprendizaje sobre ética digital, rige la forma en que Merck aborda todas las actividades relacionadas con el desarrollo, la comercialización y el uso de productos y procesos digitales.

Los principios fundamentales del CoDE son la autonomía, la justicia, la beneficencia, la no maleficencia y la transparencia. Estos principios garantizan que Merck opere de una manera segura, transparente y responsable que beneficie a los pacientes, al sector de la salud y a la sociedad en general. Otras empresas de atención de la salud deberían considerar establecer CoDE que complementen estos principios éticos rectores.

Cómo utilizar la salud digital para permitir una mayor diversidad e inclusión en el desarrollo clínico

Las pautas regulatorias y los esfuerzos de divulgación enérgicos ya están ayudando a lograr una mejor diversidad étnica y de género en los ensayos clínicos. Sin embargo, para lograr verdaderamente la equidad en salud, se requiere un enfoque aún más inclusivo. Debemos reducir el retraso en el acceso y permitir una farmacoterapia de precisión para todos los pacientes.

Nuestra industria actual tiene la oportunidad de aprovechar los avances recientes en la comprensión del genoma humano y las modernas tecnologías de secuenciación para crear una firma molecular universal de la diversidad humana.

Tal plataforma de firma caracterizará la variabilidad en múltiples niveles que van mucho más allá de la demografía. Ahora se puede utilizar una variedad de factores intrínsecos y extrínsecos relacionados con la enfermedad, incluidos los datos ómicos obtenidos de bases de datos de proteoma, metaboloma, transcriptoma, microbioma, epigenoma, radioma, genoma y exposoma.

La integración de una plataforma de firma molecular de este tipo con otras herramientas de traducción cuantitativa, análisis avanzados y bioelectrónica permitirá a nuestra industria ayudar a detectar riesgos de enfermedades antes y predecir mejor qué terapia y dosis son las mejores para el paciente individual.

Merck, que a menudo trabaja junto con grupos académicos líderes y empresas emergentes impulsadas por IA, también está acelerando el uso de análisis avanzados y procesos de aprendizaje profundo para descubrir y desarrollar medicamentos. Al integrar herramientas digitales, podemos extraer información oculta de conjuntos de datos masivos. Esto ayuda a predecir mejor las propiedades de los compuestos potenciales y a crear soluciones novedosas. Las herramientas digitales y los datos, como los ómicos, también están ayudando a mejorar los métodos de traducción directa e inversa utilizados para desarrollar medicamentos de precisión de manera eficiente.

Un entorno seguro, responsable y colaborativo que facilite ecosistemas más abiertos y efectivos permitirá a nuestra industria transformar los datos en conocimientos procesables y marcar el comienzo de una nueva era de atención precisa y personalizada del paciente. Las partes interesadas de la industria deben unirse en cada una de estas áreas para garantizar que los intereses de los pacientes se coloquen firmemente en el centro de la salud digital.

Fuente: Revista Salud Digital